-
-
1 302 m
695 m
0
24
48
96,2 km

Переглянуто 240 раз(и), завантажено 5 раз(и)

біля Villapalacios, Castilla-La Mancha (España)

Ruta muy cerca de casa preparada con la idea de rendir tributo a la subcomarca histórica incluida dentro del antiguo Alfoz de Alcaraz; El Señorío de las cinco villas; que corresponde a los actuales municipios de Villapalacios (como capital del señorío), Villaverde de Guadalimar, Bienservida, Riópar y Cotillas. El símbolo común en los blasones (y del conde de Paredes) son los calderos.

Además nos sirve para encadenar varios puertos interesantes (incluidos en el Reto Cima) de la zona y enseñar a los amigos enclaves tan bellos como la Cueva Negra (su interior sirvió durante muchos años como refugio y corral de los ganados que pastaban por la zona, y actualmente se ha transformado en una zona recreativa. Justo debajo y a escasos metros se encuentra la Fuente de la Cueva, donde han venido a por agua para beber, vecinos de innumerables pueblos de la Mancha), la Cueva de los Chorros (donde nace el Río Mundo, y que contiene más de 85 cavidades exploradas, un auténtico sueño para cualquier espeleólogo).

Tras una breve parada obligada en Los Bronces para tomar un refrigerio llegamos a La Microrreserva del Estrecho del Hocino (que constituye desde el punto de vista geológico un ‘inselberg’ o monte isla formado por materiales de carácter ácido del Paleozoico, que se encuentran rodeados por materiales Mesozoicos y cuyo interés botánico radica en la presencia de una de las dos únicas poblaciones puras conocidas de un tipo de crucífera -Coincya rupestris- protegida dentro de la categoría de máximo riesgo tanto a escala regional, como estatal y comunitaria).

Hemos querido finalizar en el Balneario de Benito; el nombre se debe a su fundador, Benito Palacios, quien hacía el año 1850, inició en este lugar su actividad de baños. Por aquel entonces, el propietario de estas tierras era el Marqués de Valdeguerrero, vecino de Alcaraz, a quien Don Benito, compró algunas hectáreas de terreno al conocer la creciente fama que estaba adquiriendo un manantial que brotaba en la finca. Cuenta la leyenda que una cerda, abandonada por sus dueños, enferma de reuma, se recuperó de su dolencia, gracias a las propiedades curativas del agua. Este fue el motivo por el cual, la gente del entorno que sufría alguna enfermedad de huesos, se bañaba en dicha charca y se envolvía con el barro para curarse. Hace dos décadas, sin perder el hilo familiar de sus orígenes, los actuales propietarios, nietos de Don Benito, se hicieron con las riendas del negocio. No obstante, aún tuvo que transcurrir un lustro para que las aguas fueran declaradas de utilidad pública y contaran con todos los beneplácitos que exige la legalidad para ejercer como balneario. La utilización curativa de las aguas, se ha visto incrementada a lo largo de más de un siglo de historia.

Коментарі

    You can or this trail