Скачати
jagaovi

Довжина

98,81 km

Набрана висота

2 605 m

Складність

Складно

вниз

2 587 m

Max elevation

1 726 m

Trailrank

33

Min elevation

97 m

Trail type

One Way
  • Фото 20170924 - Gamoniteiro...
  • Фото 20170924 - Gamoniteiro...
  • Фото 20170924 - Gamoniteiro...
  • Фото 20170924 - Gamoniteiro...

Час

5 годин 18 хвилин

Координати

11633

Uploaded

12 лютого 2021 р.

Recorded

вересня 2017
Share
-
-
1 726 m
97 m
98,81 km

Переглянуто 343 раз(и), завантажено 7 раз(и)

біля Oviedo, Asturias (España)

Ahora que La Vuelta anuncia un final de carrera para una etapa que sin duda será espectacular (esperemos que el tiempo aguante) quiero compartir la que fue mi, de momento, única aproximación a este coloso asturiano, totalmente recomendable.
Para empezar, tengo que decir que lo subí en bici, cosa que no puedo decir de su vecino Angliru (que sí subí a pata pero no a pedal). Y es que a mi, personalmente, esas rampas tan exageradas no me suponen ningún atractivo, no las disfruto, y no siento la necesidad de sufrirlas simplemente por añadir una muesca más a mi revolver.
El caso del Gamoniteiro es diferente.
La subida que yo hice fue mucho más light que la que propone La Vuelta, y mucho más al alcance del cicloturista medio. Para mi ya fue un reto suficiente.
Partimos de Oviedo sin una idea concreta en dirección a Mieres. Yo al menos no llevaba ningún plan en la cabeza, aunque no sé si podrían decir lo mismo mis compañeros de grupeta aquel día.
En la zona de los túneles (peligrosa y que CLAMA URGENTEMENTE POR UNA ILUMINACIÓN COMO DIOS MANDA) nos desviamos hacia La Foz de Morcín. Ya la carretera desde aquí es una continua subida, aunque de momento muy suave. No obstante, este es un valle por el que puede colarse un viento de cara que puede ser muy molesto.
Pasada L'Ara comenzamos con la primera parte de la subida al alto del Cordal. Es una subida perfecta para calentar. Justo en la cima nos encontramos con el desvío a Cuchu Puercu. Esta carretera presenta un firme no muy bueno por la presencia de muchos baches y algo de grava por tramos, aunque tiene zonas mejores y peores, pero paisajísticamente es un puerto precioso, con praderías de montaña y zonas de bosque que de vez en cuando se abren en espectaculares balcones a la Cordillera Cantábrica.
A nivel ciclista es la típica subida a base de escalones, con una sucesión continua de tramos de pendientes con un 13-14%, seguidas de otros tramos mucho más tendidos, al 6-7%.
El Cuchupuercu es un puerto de transición, que después de coronar, tras apenas un km de bajada o poco más, nos deja en la parte alta del puerto de La Cobertoria.
A nivel cicloturista mi recomendación encarecida es acceder por aquí en vez de por La Cobertoria directamente desde Pola de Lena ya que la subida es mucho más divertida y pintoresca. La subida por La Cobertoria puede estar muy bien para una vuelta ciclista, pero es un puerto que desde que se reparó la carretera y se ensanchó hace unos años, a mi modo de ver ha perdido su atractivo, entre otras cosas porque al tener una carretera tan ancha sus duras rampas resultan muy desmoralizantes. Es mucho más bonito el Cordal y el Cuchupuercu.
El caso es que tras apenas dos o tres km, como mucho, de subir por la carretera de la Cobertoria, un poco antes de coronar nos encontramos con el desvío que nos lleva al Gamoniteiro.
Desde este punto nos quedan algo más de 6 km de ascensión, con una pendiente MEDIA del 10,5%, y eso, después del tute que llevamos.
Pues bien, esta parte del Gamoniteiro es alucinante. La primera parte es más "normal" atravesando una zona de bosque más protegida pero, tras los primeros 2 km salimos al terreno calizo de la parte alta del Aramo, rodeados de dolinas y expuesto a los vientos del Cantábrico.
Este es un terreno áspero, difícil, con una carretera muy rugosa en el que cada metro de la ascensión hay que sudarlo. El paisaje tiene ese aspecto desangelado, tremendamente solitario tan propio de esta zona (claro está, no durante una vuelta ciclista con sus coches, su público y todo eso). En un momento dado comenzamos a ver las antenas que marcan nuestro objetivo, pero que parece que están todavía muy lejos y muy arriba, y que no se alcanzarán nunca.
Los últimos 2 km son particularmente duros, ya que vas viendo la carretera que te queda por delante y parece que no avanzas. Pero avanzas. Y al final llegas. Y aunque las instalaciones de TV le restan comodidad a la vista, saber que estás ahí, en un punto que es visible e identificable desde casi toda Asturias, es una satisfacción. Además, las vistas desde el Gamoniteiro son amplísimas, no así desde el Angliru que está encajado en un pequeño valle desde el que no se ve nada. Aquí en un día despejado puedes ver la costa entera, el interior entero, la cordillera... lo ves todo.
Lo que pasa que aquí pega el aire sí o sí, así que para no quedarse muerto de frío hay que darse la vuelta y bajar. Bajar por esa misma carretera pindia y rugosa por la que subiste, y que ahora, con el cansancio acumulado no se disfruta. Le duelen a uno hasta los empastes con tanto rebote.
En nuestro caso la vuelta a casa la hicimos bajando hacia Quirós y Proaza, en una bajada interminable que, ahora sí bien asfaltada, recompensa de tanto esfuerzo, si bien, de vez en cuando se guarda algún repecho de esos que no vienen a cuento que se sufre mucho.
Yendo por aquí, lo malo también es la subida desde Trubia a Oviedo, que con todo lo que llevamos, a mi se me hace casi peor que el propio Gamoniterio.
Pero bueno, luego llegas a casa, te duchas, comes, descansas, y ya tienes algo para recordar e incluso para contar varios años más tarde, como es mi caso ahora.
En definitiva, una subida preciosa y una ruta para repetir cualquier día, sin pensarlo demasiado.

Коментарі

    You can or this trail