Час  41 хвилин

Координати 181

Uploaded 12 липня 2019

Recorded липня 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
631 m
609 m
0
0,5
1,0
1,91 km

Переглянуто 107 раз(и), завантажено 9 раз(и)

біля Burgui, Navarra (España)

Accedemos a Burgi por la NA-137 desde Isaba, aparcamos a la entrada de la población poco antes del Puente sobre el Río Esca.
En Burgui (Valle de Roncal-Navarra) han preparado un recorrido interpretativo, entorno a las antiguas formas de vida en los valles pirenaicos, a través de la reconstrucción de diferentes oficios, cuyo máximo exponente, es la celebración anual del Día de la Almadía en el mes de mayo. Almadiero, nevero, calero, carbonero, panadero, cantero, aserrador… son oficios que reviven en Burgui.

Cruzando el puente sobre el Río Esca nos encontramos con “Las lavanderas”; el acto del lavado de la ropa, implicaba a las mujeres y al río, una ardua tarea y acto social donde no faltaba el cante, las confidencias y la espera del paso de los almadieros; siempre cargadas por puente con pesados baldes de ropa mojada; con las manos estropeadas por el frío o quemadas por la sosa del jabón; el lavado se completaba posteriormente en casa con la colada, blanqueando la ropa colándola con ceniza y agua bien caliente.

Siguiendo el camino a la derecha vemos una almadía, balsa formada por varios tramos con maderos de idéntica longitud, amarrados entre sí mediante jarcias vegetales (vergas de avellano, mimbre silvestre, etc.), con remos en la punta y en la zaga, para dirigir la balsa por el río; su finalidad consistía en transportar la madera, hasta los lugares donde podía ser vendida para su transformación.

Se construían talando, destajando y cortando las ramas, después se dividen en varios maderos, que oscilan entre 4 y 6,40 m, se procede a escuadrar los troncos y montarlos unidos por medio de jarcias vegetales, formando tramos de entre 4 y 5 m; una vez preparados los tramos se deslizan al río, donde se ensamblan hasta siete según el grosor de la madera; se dispone del “ropero” donde colgar la ropa y las alforjas con viandas para que no se mojen. A veces, para sacar del bosque los troncos, hay que recurrir a la fuerza del agua de los barrancos o a la tracción animal.

Camino arriba, llegamos en unos metros al templete, donde se hallan el horno de pan y la carbonera; El oficio de carbonero existió en este pueblo hasta 1950, operaban cortando y troceando los árboles, que dejaban un tiempo a secar; asentaban la carbonera en terreno despejado y llano, colocando en el centro los mejores troncos; en círculos concéntricos el montón de leña forma un cono, que forraban con una capa de paja, helechos o ramas de boj, para que no pasase al interior, la tierra muy fina con la que cubrían la carbonera.
Los carboneros subían a la carbonera por escalera y la encendían, avivando la llama y tapando, para que el fuego penetranse cada vez más abajo y a los lados (abriendo gateras laterales); proceso peligroso, largo y pesado, durante quince días de cocción, para que estuviese a punto el carbón, que era transportado en sacos sobre burros o mulos hasta la carretera. El rendimiento venía a ser alrededor de un tercio de la leña empleada.

Junto a la carbonera, vemos en madera tallada al panadero trabajando en el horno. En Burgui hasta 1936 había dos hornos y la panadería; el panadero se encargaba de la molienda, elaboración y venta del pan solo para los que no pagaban en especie como era costumbre. La hornera, además de avisar por las calles cuando el horno estaba listo, alimentaba la lumbre y con palas de diversos tamaños, iba depositando los distintos moldes de masa en el horno que traían las amas de casa.

Continuamos andando hasta el cartel de sendero balizado a la Foz de Burgi, damos la vuelta y hacemos camino hasta el aserradero, donde la sierra dejó de ser una herramienta manual, para convertirse en una herramienta mecánica que serraba más y mejor. Se empleaba mucho tiempo para serrar poca cantidad de madera; encima, a veces, los aserradores dejaban las tablas y tablones sin terminar, para que no los robara por la noche algún vecino de poco sueño y larga mano.

Pasada la serrería, nos desviamos por la izquierda cruzando el puente de vuelta a Burgi; para terminar hay que destacar al pastor, con su espaldero, palo, perro, y rebaño, humanizando el paisaje; La Cañada Real de los Roncaleses, conectaba los pastos estivales de los puertos roncaleses con los de las Bardenas Reales; a la vuelta los rebaños, el oficio de pastor se combina con la de quesero; al ordeño en la majada, le seguía todo un proceso de elaboración en cabañas y bordas donde la leche y el cuajo natural eran los protagonistas.

Tampoco podemos olvidar a las alpargateras; vestidas de negro, se iban en octubre y volvían en mayo. Igual que las golondrinas en sus movimientos migratorios; con edades entre 15 y 25 años, andando a lomos de alguna caballería, remontaban el valle, subían el puerto, y bajaban hasta Mauleón u otras localidades francesas del entorno, para ganarse allí un jornal, trabajando en las fábricas de alpargatas jornadas de entre 12 y 16 horas, todo ello en animadas cuadrillas. Llegada la primavera, retornaban de nuevo a sus pueblos, para afrontar las labores del campo que traía consigo la época estival; como no les estaba permitido pasar dinero de una nación a otra, adquirían productos como chocolate, relojes, tejidos y pasamanería que servían para dar realce y categoría a sus trajes roncaleses.

Nos despedimos de Burgui, pequeño pueblo del Pirineo, que afronta el futuro a partir de su pasado, haciendo valer las formas de vida tradicionales, recuperando su legado como recurso turístico, histórico y cultural.

Powered by Wikiloc
Міст

Puente sobre el Río Esca

фото

“Las lavanderas”

фото

Almadía

фото

El horno de pan y la carbonera

фото

El aserradero

2 коментарів

You can or this trail