Скачати

Довжина

11,01 km

Набрана висота

111 m

Складність

Легко

вниз

112 m

Max elevation

135 m

Trailrank

86 5

Min elevation

40 m

Trail type

One Way

Moving time

одна година 58 хвилин

Час

2 годин 17 хвилин

Координати

1856

Uploaded

20 липня 2021 р.

Recorded

липня 2021
  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
Share
-
-
135 m
40 m
11,01 km

Переглянуто 49 раз(и), завантажено 0 раз(и)

біля Eixample Esquerra, Catalunya (España)

CRÓNICA

Al comenzar la segunda década del siglo XX, con el Eixample en pleno proceso de urbanización, la Comisión de Ensanche tuvo la buena idea de distribuir en ella un conjunto de fuentes decorativas. El 18 de diciembre de 1911 encargado tres a Josep Campeny, nieto de Damià Campeny. Las fuentes, que se inauguraron un año más tarde, en diciembre de 1912, fueron la del Trinxa, donde se unen la Ronda de Universidad y la calle de Pelai; la del Niño de la rana, en el cruce de la calle Córcega con la Diagonal, y la del Chico de los cántaros, en la plaza de Urquinaona. Dentro de una clara unidad temática y de estilo, las tres fuentes tienen, sin embargo, una estructura formal muy diferente.

Una segunda remesa de fuentes se encargó a Eduard B. Alentorn el 19 de diciembre de 1913, y se inauguraron vez en octubre de 1917. Son la de la Pagesa, en la plaza de Letamendi; la de la Tortuga, en la plaza de Goya; y la del Trinxa o del Negret, en Bruc-Diagonal. Esta última también es conocida con el nombre de Fuente de la palangana, por el recipiente que sostiene el negrito mientras a su lado una niña le lava la cara. El escultor plasmó en esta escultura la anécdota familiar de un sirviente africano que quería aclarar su piel a base de lavados. Hay quien dice que no era sirviente, sino un niño ahijado. Otra versión asegura que se trataba de un muchacho que tocaba el manubrio a la fiesta mayor de Gracia.

El tercer encargo lo hizo la Comisión de Ensanche el 22 de marzo de 1920, esta vez para una sola fuente, la de la Sardana, a Frederic Marès. Es de piedra, a diferencia de las otras, que son de bronce. Fue colocada en la plaza de Tetuán, con los célebres versos de Joan Maragall: "La sardana es la danza más bella de todas las danzas que se hacen y se deshacen". Por el hecho de estar escritos en catalán fueron destruidos de manera incontrolada en 1939, pero la inmediata rehabilitación de Maragall como poeta catalán tolerado por el franquismo hizo que se volvieran a colocar al pie del monumento en 1948.

En 1921 se encargó a José Tenas la Fuente de la caperucita, colocada primero en el Arco de Triunfo y trasladada más tarde a los jardines del paseo de San Juan a la altura de la calle de Rosselló. El mismo año, se encargó otra a Ángel Tarrach, que finalmente realizó un chico desnudo, y que fue colocado en 1924 en el triángulo que queda donde la calle de Bailén atraviesa la Diagonal. Se le conoce con el nombre del Efebo. En 1925, se encargaron dos fuentes a Frederic Marès, que optó por poner animales en lugar de figuras humanas. Son la del Gallo, que se encuentra ahora en Aragón-Villarroel (plaza del Gallo) y había sido inicialmente en la Diagonal, y la del Pato, a Enamorados-Rogent.

En 2008 el Ayuntamiento de Barcelona inició la restauración de las fuentes de bronce con la Fuente del chico de los cántaros. Un año después un accidente destrozaba la Fuente del niño de la rana, y su restauración conllevó la recuperación de los relieves de carácter vegetal esculpidos en la base de piedra.

Actualización: Jaume Fabre, diciembre 2008.




»Jaume Fabre, Josep M. Huertas

COMENTARIO

La abundancia de agua siempre ha sido un signo externo de bienestar y de poder, y cuando este hecho se manifiesta dentro de un núcleo urbano podemos interpretarlo, además, como una demostración de las actuaciones de una autoridad preocupada por bienestar de los ciudadanos.

La presencia del poder pontificio se manifiesta a la Roma barroca por la cantidad de iglesias que se construyeron y, al mismo tiempo, por las numerosas fuentes, de aspecto monumental y también utilitarias, que, aún hoy, son un elemento diferencial de primer orden en calles y plazas. Asimismo, Luis XIV, en Versalles, daba una imagen de la riqueza de Francia, y su nieto Felipe V siguió el ejemplo en La Granja de San Ildefonso (Segovia), y ambos lo hacían, en buena parte, mediante la agua que daba vida a las monumentales fuentes de aquellos jardines. Y no estaba muy lejos de aquel pensamiento el protagonismo que los organizadores de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 concedieron al agua. Desde la fuente monumental de la plaza de España, inspirada en las fuentes romanas, hasta el Palacio Nacional, que cerraba por arriba del escenográfica perspectiva, se sucedía una serie ininterrumpida de manantiales, de fuentes y de cascadas que se convirtieron, con la luz que iba combinada, en uno de los atractivos básicos de aquella Exposición, y que aún hoy son un motivo de particular atención en el parque de Montjuïc.

Pero si el agua es un signo de abundancia colectiva también es un elemento de absoluta necesidad para los miembros de cualquier ámbito urbano, y el hecho de ponerlo al alcance de los que viven es una de las obligaciones fundamentales de la autoridad municipal que corresponda.

Si nos concretamos en Barcelona, ​​habría que recordar la categoría profesional que siempre tuvo el Maestro de las Fuentes que, desde la época medieval, velaba por el correcto funcionamiento de las fuentes públicas barcelonesas. Tenemos un ejemplo en Francisco Socias, que era Maestro de las Fuentes y el 1650 realizó el importante Libro de las fuentes de la presente ciudad de Barcelona. Con estos antecedentes, parece lógico el criterio de nuestras autoridades de los primeros decenios del siglo XX que, para añadir una categoría estética a lo que podía ser considerado sólo un servicio público, encargaron a destacados escultores algunas fuentes situadas en las calles del Eixample, los que adquirían gradualmente una mayor densidad de población. Estas fuentes están constituidas por dos parte fundamentales: la del basamento, donde se sitúa propiamente la fuente, y la de la escultura que la corona y le da carácter. El conjunto de las fuentes que comentamos son una muestra de la variedad de soluciones y del acierto que se consiguió.
Фонтан

Fuente la campesina

Font de la Pagesa Font de la Pubilla 1917 Emplaçament - Plaça Doctor Letamendi Autor - Escultor: Eduard B. Alentorn, signada Materials - bronze sobre base de pedra Foneria - Romolo Staccioli (Barcelona) Dimensions - (h x a x b) en metres: 2,88 x 0,70 x 1,11 (total) 1,68 x 0,70 x 0,63 (figura) 1,20 x 0,66 x 1,11 (base) Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA Hay pocas vidas más azarosas que la de esta escultura que representa, en la figura de un diez maduro, un río que riega los campos y da vida a las cosechas. Algunos creen que el autor de la obra, Damià Campeny, se quería referir al Llobregat. La estatua comenzó su singladura formando parte de un monumento con el que el capitán general Francisco Javier Castaños quiso embellecer el año 1816 el Plan de las Comedias, actual Plan del Teatro, en una Rambla que se había ido acicalándose desde el derribo de la segunda muralla. El arquitecto Pere Serra y Bosch diseñó una fuente rematada por una escultura que representaba Minerva, obra de Salvador Gurri, que actualmente se conserva en un almacén municipal tras haber pasado una época en las puertas del Zoo y otra en el Museo Marítimo . La principal hornacina era adornada con la escultura del diez maduro que representaba un río, que fue pronto conocida como "el Viejo", hasta que con un golpe de piedra le rompieron la nariz y la rebautizaron popularmente como "el Chato ". El 10 de enero de 1877 el monumento fue desmontado y posteriormente troceado por razones estéticas. "El Chato" fue el parque de la Ciutadella durante una larga temporada. Después de pasar un tiempo en un almacén, el día 1 de febrero de 1975 la estatua fue colocada en la reformada plaza de Santos, en una inauguración que presidió el entonces alcalde Enrique Masó. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO El conjunto escultórico que compone esta fuente es una parte de la antigua Fuente del Viejo, estructura piramidal levantada entre 1816 y 1819 al Plan de las Comedias que había sido tachada por Carreras Candi de antiestética. El autor de la estructura fue el arquitecto Pere Serra y Bosch y colaboraron Salvador Gurri, José Ferrari, Celdoni Guixà y Damià Campeny. La fuente estaba coronada por una alegoría de la Barcelona industrial representada por una imagen de Minerva atribuida a Salvador Gurri, autoría que puso en duda Carlos Cid, quien la atribuyó a Damià Campeny. En 1877 este conjunto fue trasladado al Parque de la Ciutadella, donde la figura masculina perdió parte de la nariz, de la cual proviene el apodo de Xato. Desde 1975 se puede contemplar en la plaza de Sants. La escultura representa un hombre maduro y barbado apoyado sobre una roca. Tiene la cabeza inclinada hacia la izquierda y mira un jarrón que sostiene en la mano y del que, supuestamente, cae agua. En la mano derecha, que está encima de la rodilla, tiene un cuerno de la abundancia. La escultura, que a lo largo de los años ha sido llamada Neptuno y también Hércules, no lleva ninguno de sus atributos característicos. Todo y así, Carlos Cid y yo misma opinamos que debe ser el río Llobregat. Francesc Carreras Candi adelanta a esta opinión y escribe con relación a este punto: "... una estatua de tamaño de 12 PalmOS catalanas sentada sobre peñascos que manifiesta un río del cual se sacan las aguas para todos los usos útiles de la Agricultura y el Comercio ". En este sentido es importante la estancia de Damià Campeny en Roma (1797 a 1816). Allí frecuentó la Academia de San Lucas y los talleres del Museo Vaticano, donde vería, entre otras piezas, la escultura Alegoría del Nilo o la Fuente de los cuatro ríos de Bernini que hay en la plaza Navona. No deja de ser curioso el hecho de que a pesar de su inspiración clásica, estilísticamente es una pieza con clara influencia barroca. »Inmaculada Julián
Фонтан

Fuente de la plaza Cardona

Font de la Plaça Cardona 1880 Emplaçament - Plaça Cardona Materials - ferro Foneria - EBOLUMAR Y TATAY Dimensions - (h x a x b) en metres: 2,40 x 0,40 x 0,40 Col·lecció - Ajuntament de Barcelona INSCRIPCIÓ AL EXMO AYUNTAMIENTO / A / FCO. PAVIA / Y / DEMAS PROPIETARIOS: / LA BDA FUCON EBOLUMAR Y TATAY traducció A L'EXCM AJUNTAMENT / A / FCESC. PAVIA / I / DEMÉS PROPIETARIS: / LA BDA FUCON EBOLUMAR Y TATAY COMENTARIO En Barcelona hay tres fuentes muy similares, coronadas por una pita de hierro fundido: una en el cruce entre Camelias y Escorial, la segunda en la plaza Cardona, y finalmente una en el cruce de las calles Pau Claris y Provenza. Popularmente se ha creído que estas fuentes marcaban los límites de la villa de Gracia antes de la anexión a Barcelona en 1897, pero nada indica que fuera así. Esta creencia se debe seguramente a que la fuente de la calle Provenza, que era el límite entre los municipios de Gracia y Barcelona, ​​se construyó el mismo año de la anexión (1897), tal y como indica la inscripción en la parte posterior de la fuente. Pero no hay una idea de conjunto con las otras dos fuentes, como tampoco hay ninguna noticia que ésta o las otras hubieran levantado para marcar los límites de los términos municipales. De las tres fuentes, de la que tenemos más documentación es la situada en la calle de las Camelias. El 31 de agosto de 1878 Juan Puigsech envió una carta al Ayuntamiento en el que en su nombre y de otros vecinos proponía construir y pagar una fuente en el sitio, porque era un servicio necesario. El Ayuntamiento sólo debería hacerse cargo del gasto del agua, pero los vecinos estaban dispuestos a pagar hasta el contador del agua. La correspondencia entre Juan Puigsech y el Ayuntamiento es fluida durante todo el año, y entre la documentación está el croquis de la fuente, un dibujo que se acerca mucho a lo que finalmente se construyó y que se conserva hoy en día. La fuente se llamó fuente de la Salud, pero popularmente era conocida como la fuente del agave, tal y como recoge un documento de 1885, en que se realizó la "Instalación de un farol en sitio que alumbre miedo completo la Fuente de la Salud (vulgo exavara [sic]) entre las calles Salud y Camelias ". Todo parece indicar que en septiembre de 1878 se tenían todos los permisos para construir la fuente de hierro fundido, y no es raro que un año después se pudiera utilizar el mismo molde para una nueva fuente, esta vez en la calle Provenza, que es mucho similar a la anterior. La Fuente de la Plaza Cardona, un lugar que siempre ha formado parte de Sant Gervasi de Cazuelas, es otro ejemplo de cómo un grupo de vecinos (Francisco Pavía y demás propietarios) hicieron llegar el agua a la proximidad de sus casas . Su disposición también recuerda a la de otras plazas de la época: un espacio rectangular con los cuatro lados abiertos a las calles, con un eje mar-montaña (calles Santa Petronila - Moliner) y un eje Besòs-Llobregat (calle Laforja) . La fuente de la plaza se instaló casi en su centro, sin interrumpir la circulación de la calle Laforja, y actualmente forma parte del parque infantil que se ha instalado recientemente. El progreso y las mejoras en las casas han hecho que en menos de un siglo un equipamiento infraestructural vital como era una fuente de agua potable haya quedado obsoleto, y que hoy sea un elemento que se conserva sólo porque "parece antiguo", más que para que haya una conciencia histórica o que haga falta. A pesar de la extrañeza visual de la fuente del siglo XIX en medio de un parque infantil de colores, se ha convertido en un juego de los niños, por lo que aún tiene un uso. Es irónico que el suelo de piedra que rodeaba la fuente, de unos veinte centímetros de alto por un metro de diámetro, que originariamente era para crear una zona limpia de arena donde dejar cántaros y cubos, esté hoy enterrado bajo la arena del parque . Actualmente, la fuente sirve para que los más pequeños puedan jugar con el agua y hacer barro con la arena. »Lorenzo Bonet
Фонтан

Fuente de la plaza de la Molina

Font de la Plaça Molina. Homenatge al poble anterior a 1854 Emplaçament - Plaça Molina Autor - Autor desconegut Materials - pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 4,18 x 4,20 x 3,60 (total) 3,80 x 2,54 x 1,36 (fust) 0,38 x 4,20 x 3,60 (base) Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona INSCRIPCIÓN GRATITUD AL AYUNTAMIENTO traducción GRATITUD AL AYUNTAMIENTO CRÓNICA Existe muy poca información sobre esta fuente, ya que se han perdido las actas del Ayuntamiento de Sant Gervasi, en el término municipal se encontraba, correspondientes al año 1874, la fecha en que pretendidamente fue construida. Hay que decir pretendidamente porque la única pista para afirmarlo es la inscripción, ya desaparecida, que hubo en una lápida que se conserva, ahora lisa, en la parte frontal de la fuente. Se leía: "Homenaje al pueblo. Varios vecinos. 1.874". Aunque estaba a finales de los años setenta del siglo XX. Sin embargo, esta inscripción desaparecida choca con la que, sin fecha, preside todavía la parte alta de la fuente: "Gratitud al ayuntamiento", y con el hecho de que, de los cuatro escudos que le rodean, España, Cataluña, Barcelona y Sant Gervasi , este último ya no era usado en 1874 en la forma como aparece, con las palmas del martirio de los santos Gervasio y Protasio y cuatro cazuelas. Según Carreras Candi, había dejado de usarse en 1854. En 1874 ya se había optado por la fórmula de hacer constar en el escudo unas "casas solas", que es otra de las posibles interpretaciones del topónimo. Parece, pues, que la fuente es anterior a esa fecha y que, después, por algún motivo probablemente de carácter político relacionado con la Primera República, se añadió la inscripción de los vecinos. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO La fuente de la plaza Molina ha llegado a nuestros días bastante dañada, sin las placas con las inscripciones originales, con bloques de piedra agrietados y algún elemento escultórico dañado, como la corona real sobre el escudo de Cataluña. En la última rehabilitación de la plaza (1998-1999), realizada acertadamente por el arquitecto Jordi Garcés, se sustituyó la base original de la fuente para una nueva plataforma rectangular, ya que la antigua presentaba muchos desperfectos. Este cambio, aparte de ser poco respetuoso con el monumento, originó que la nueva grada se convirtiera en un lugar adecuado para la práctica del popular skateboard, reinventándose así un nuevo uso al conjunto. Al ser de piedra blanda, las nuevas escalas de la plataforma comenzaron a desfigurar rápidamente por los golpes y el constante deslizarse de las tablas de patinaje, por lo que el Ayuntamiento instaló 14 hitos de hierro a su alrededor, con cadenas , para impedir que los adolescentes jugaran en este lugar. Actualmente, entre los hitos de hierro, la desaparición de cualquier uso y la nueva base de piedra, la fuente se lee como un elemento ajeno a la plaza, a pesar de ser el más antiguo. La plaza Molina es un nudo vial en el cruce entre la calle Balmes y la vía Augusta; además de tener dos estaciones de los Ferrocarriles Catalanes, con tres bocas repartidas por la plaza. Ante el desorden urbanístico actual, la fuente ha quedado como el único vestigio de su antigua ordenación. Seguramente antes de que la calle de Balmes se convirtiera en uno de los ejes más importantes de la ciudad, la calle de Alfonso XII era el principal en esta zona: si se sube por esta calle verá la fachada principal de la fuente, con la leyenda "Gratitud al Ayuntamiento" y el escudo de la villa de Sant Gervasi. Desde este punto se puede imaginar una plaza de medidas mucho más reducidas y con la fuente como elemento central ordenador del espacio, como ocurre en tantas otras plazas de Sant Gervasi y de los pueblos del llano de Barcelona. A lo largo del siglo XIX encontramos que diferentes fuentes de la ciudad fueron promovidas por ciudadanos particulares, y aprovechaban para dar muestras de agradecimiento al ayuntamiento o al alcalde. Parece, pues, que la fuente de la plaza Molina forma parte de estas iniciativas. La fuente es un monumento con cuatro partes diferenciadas en base de piedra blanda añadida a la década de 1990. El primero lo forma un cuerpo ancho, con las dos picas los lados de mar y montaña (bajo los escudos de España y Cataluña) como elemento principal. Sobre este está el cuerpo con los surtidores, hoy industriales, sin que se hayan conservado los originales. Bajo el escudo de Barcelona, ​​en el lado suroeste, parece que habría otro manantial, aunque no hubo una pila para recoger el agua. El tercer nivel estaba reservado a las placas conmemorativas hoy desaparecidas, sobre el que está el último estrato, más ancho que el anterior; con cuatro escudos profusamente decorados. Sobre ellos, un arco se refiere tanto a un elemento arquitectónico como la forma redondeada de los fregaderos, cerrando así el conjunto con coherencia. Actualmente se están reordenando las salidas de los Ferrocarriles Catalanes, y de momento la fuente queda dentro del recinto de las obras. »Lorenzo Bonet
Фонтан

Fuente con relieve de niños

Font amb relleu de nens 1947 Emplaçament - Parc de Monterols Autor - Autor desconegut Materials - pedra calcària Dimensions - (h x a x b) en metres: 1,35 x 1,14 x 0,69 0,47 x 0,48 x 0,04 (relleu) Inauguració - 8 juliol 1947 Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA En el parque de Monterols, en el lado que tiene acceso desde la calle del Turó de Monterols, en una plaza cerca de la cima, hay una fuente de piedra decorada con dos putti con guirnaldas, de la que no se conoce su autor . Probablemente es una pieza salida de un taller de un cantero que debía de copiar el dibujo de las figuras. El parque se abrió al público el 8 de julio de 1947. Ha desaparecido una escultura procedente del concurso convocado por Parques y Jardines en 1960. Era una maternidad, bautizada como Grupo, obra de Camil Fàbregas, que se lo puso el 19 de marzo de 1961, hecha con piedra de Colmenar con un presupuesto de 29.325 pesetas. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO No se conoce ninguna información sobre la historia, la autoría y la cronología de esta fuente del Parque de Monterols, inaugurado el 8 de julio de 1947. Una de las características de estos jardines es precisamente la apariencia deliberadamente salvaje que presentan, con vegetación autóctona de la zona y con escasa presencia de elementos arquitectónicos y escultóricos. En realidad, el proyecto de instalaciones del parque de 1946 sólo se preveía la construcción de una fuente, aún hoy conservada a una de las plazas, de tipología diferente a la catalogada aquí, con una taza o pica para recoger el agua en la parte central y un chorro de agua ascendente, un tipo de fuente "más indicada para que los niños puedan beber cómoda y higiénicamente", según se argumentaba en el mismo proyecto. Por tanto, parece claro que la fuente ahora estudiada no era en origen a los jardines y que fue colocada en una fecha posterior a la inauguración, hoy por hoy indeterminada. En cuanto al relieve que figura en la parte superior del monolito, se trata de una obra muy popular que recoge la tradición ornamental novecentista con profusión de amorcillos sosteniendo guirnaldas de flores y frutas, más propia de la década de los años veinte y principios de los treinta que no los años cuarenta en adelante. En espera de la aparición de documentación que aporte algún dato sobre esta fuente, se puede aventurar una primera hipótesis que hablaría de una obra más propia de un taller industrial que no de un escultor con una personalidad artística definida, realizada en las fechas tempranas antes mencionadas. En un primer momento la obra se debió instalar en algún lugar de la ciudad y con posterioridad se trasladó al actual emplazamiento del Parque de Monterols. »Nuria Rivero
Фонтан

Fuente de la lección

Font de la Lliçó 1961 Emplaçament - Plaça Adrià Autor - Escultor: Manuel Silvestre de Edeta, signada Materials - pedra sobre pedestal d'obra vista Dimensions - (h x a x b) en metres: 3,71 x 1,82 x 1,72 (total) 1,59 x 0,77 x 0,48 (figura) 2,12 x 1,82 x 1,72 (base) Iconografia Inauguració - 19 març 1961 Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona INSCRIPCIÓN MEMORIAL / CARRASCO Y FORMIGUERA CRÓNICA La Lección es una de las esculturas premiadas en el concurso que Parques y Jardines convocó en 1959 para embellecer espacios urbanos. En este caso, se destinó a decorar una nueva fuente con estanque que se hizo en la plaza de Adrià. El premiado fue Manuel Silvestre de Edeta, con esta obra que representa dos chicas que van a la escuela. Fue realizada en el pueblo ceramista castellonense de Alcora con un presupuesto de 48.000 pesetas. En 2001, a los lados de la fuente sobre la que se encuentra la escultura, se añadieron dos placas para convertirla momentáneamente en un Memorial a Manuel Carrasco i Formiguera, mientras se elaboraba un verdadero monumento a Carrasco en esta misma plaza. El motivo por el que se escogió la plaza de Adrià es que en plena Guerra Civil había puesto la primera piedra de un monumento al dirigente de Unión Democrática ejecutado en Burgos en abril de 1938 por los militares franquistas. El nuevo monumento a Carrasco, un gran cubo obra del gerundense Pep Admetlla, fue inaugurado por el alcalde Joan Clos el martes 16 de septiembre del 2003, en el extremo opuesto de la plaza. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO En 1961 el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso de esculturas para jardines al que concurrió un total de 128 bocetos. El jurado premió diez de los trabajos presentados y dedicó una mención especial a dos más. Entre los diez bocetos distinguidos figuraba este grupo de dos niñas sosteniendo un libro abierto y en actitud de leer que con el título de La lección presentó el escultor valenciano Silvestre de Edeta (Manuel Silvestre Montesinos, Llíria 1909). La obra se ejecutó en piedra y fue instalada en 1961 en la plaza de Adrià, y como el resto de trabajos premiados, fue concebida en un lenguaje figurativo y endulzado con la intención de ceñirse a los parámetros de la convocatoria , donde se indicaba que las esculturas irían destinadas a jardines públicos para niños. En el mismo lugar donde quedó instalada esta fuente de La lección, el 17 de agosto de 1938, se había colocado la primera piedra de un monumento que debía honrar la memoria del político Manuel Carrasco i Formiguera , dirigente de Unión Democrática de Cataluña, consejero del gobierno de la Generalitat, diputado en Madrid y concejal del Ayuntamiento de Barcelona, ​​asesinado en abril de ese año en el penal de Burgos por las fuerzas fascistas. El triunfo del general Franco y la implantación de la dictadura abortaron la ejecución del monumento. La reanudación de la democracia propició la colocación, en la década de los años 80, de una modesta inscripción, sobre piedra, en la base del grupo de la lección como recuerdo de aquella iniciativa. En cuanto al monumento definitivo a Carrasco, el Ayuntamiento acordó de nuevo su ejecución en abril de 2001, siendo inaugurado en 2003, según proyecto del artista gerundense Pep Admetlla. »Ernest Ortoll
Фонтан

Fuente de la Bonanova

Font de la Bonanova 1861 Emplaçament - Plaça Bonanova Autor - Autor desconegut Materials - pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 4,36 x 1,74 x 0,95 (total) 2,95 x 0,69 x 0,69 (columna) 1,41 x 1,74 x 0,95 (base) Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA El origen de esta fuente se encuentra en otra más sencilla, inaugurada en 1850, para abastecer la población del agua procedente de la finca del Fraile Blanco, situada en la parte alta del municipio de Sant Gervasi, en el actual avenida del Tibidabo, que ese mismo año el Ayuntamiento canalizó hasta la plaza de la Bonanova, gracias a la cesión hecha por el propietario de los terrenos del Fraile Blanco, Lorenzo Cayol. Aquella primitiva fuente fue sustituida por la actual, de carácter monumental, que fue inaugurada en 1861, el mismo año que urbanizarse los terrenos de Can Suca, junto a la plaza. Disponía de agua de mina, lo que la hizo muy valorada en épocas de epidemias en Barcelona, ​​hasta el punto de que había vecinos que subían a la Bonanova con cántaros y garrafas para llenarlas de agua benéfica. Se creía que aquella agua evitaba el contagio. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO La fuente de la plaza de la Bonanova debía cumplir bastante bien en 1860 su función de hito urbano que ordenaba un espacio con poca densidad. Pero desde que la plaza se configuró como un gran espacio pensado para la circulación de vehículos, la fuente ha ido perdiendo su preeminencia. La última reordenación del espacio, realizada en 2006, ha creado una gran plaza dura, con un conjuntos de bancos que articulan el espacio de los peatones. A pesar de la evidente mejora de la plaza, la Fuente de la Bonanova ha quedado entre los bancos y los carriles de los coches, evidenciando que es un elemento fuera de uso. Las dimensiones de la plaza, con grandes edificios en todas sus fachadas, anulan cualquier protagonismo de la fuente. El conjunto de plataneros que hay a su alrededor pueden ayudar a visualizar cómo debía ser el conjunto hace unos cien años. De lejos, la fuente recuerda un obelisco de piedra, aunque al acercarse se puede comprobar que es un cuerpo vertical que juega con los elementos del lenguaje clásico, en una formulación típica del eclecticismo decimonónico, donde los elementos de la columna se adaptan para ser metidos en una planta rectangular, como si fuera un monolito con cuatro pilastras adosadas. La base de la fuente tiene dos senos, seguido del cuerpo de los manantiales. Sobre éste se levanta el elemento que la hace visible, el monolito con pilastras. El primer elemento recuerda la basa de una columna, seguido de un segundo que es una relectura del fuste, sin acanalados y con flores a media altura. El conjunto está coronado por un elemento que alude a la fusión del capitel con el entablamento, que soporta una esfera festoneada por hojas de acanto. La fuente mantiene la elegancia del eclecticismo, con unas líneas rectas que huyen de cualquier grandilocuencia, en el ideal de gracia del mundo académico del siglo XIX. »Lorenzo Bonet
Фонтан

Fuente de san Vicente de Sarriá

Font de Sant Vicenç de Sarrià ant. 1854, algunes fonts daten l'escultura en 1793, en l'actual emplaçament des de 1896 Emplaçament - Plaça Sant Vicenç de Sarrià Autor - Autor desconegut, l'escultura s'ha atribuït a Nicolau Traver Materials - pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 4,69 x 1,30 x 1,30 (total) 1,39 x 0,87 x 0,50 (figura) 3,30 x 1,30 x 1,30 (base) Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA La estatua de San Vicente, patrón de la villa de Sarrià, estaba en la plaza Mayor o plaza de Sarrià desde el 1854 sobre una fuente, hasta que la llegada de las aguas procedentes de Dosrius hicieron que en 1882 se suprimiera la fuente y que se trasladara el santo a otro lugar cercano. La construcción, en 1896, del edificio de la Casa de la Villa en el lugar donde estaba la figura de san Vicente forzó uno nuevo traslado el 8 de febrero de aquel año. Esta vez la estatua terminaría en la plaza de la Unión, popularmente conocida como plaza del Magro. El traslado animó al ayuntamiento a rebautizar la plaza dándole el nombre del santo. Durante la dictadura de Primo de Rivera le añadieron "Español" y quedó como plaza de San Vicente Español, nombre que reaparecería durante el franquismo, hasta que en 1980 pasó a llamarse de nuevo plaza de San Vicente. Durante la Guerra Civil, la figura fue decapitada y hubo que restaurarla después de 1939. Nuevamente fue objeto de una restauración en 1983, cuando se remodeló la plaza. La fuente de la plaza de San Vicente estuvo un tiempo dedicada a Isabel de Borbón, "serenísima princesa de Asturias", tal como decía una placa desaparecida. Jordi Jové, historiador de Sarrià, afirmaba que la escultura de san Vicente procedía de la antigua parroquia, mientras que otras fuentes indican que podría tratarse de una talla realizada por Nicolau Traver destinada a la iglesia sarrianenca en enero de 1793 . »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO El monumento a san Vicente del barrio de Sarrià tiene dos partes diferenciadas: la primera parte del pedestal, que entra dentro de la lógica de las fuentes públicas del siglo XIX, y la segunda, que se compone de la base y la figura del santo, de una piedra ligeramente más oscura que el primero y de una factura diferente. La base del primer cuerpo es un tambor ancho, en medio del cual sale el pedestal, dejando suficiente superficie libre para crear una repisa donde dejar cántaros y cubos. Esta repisa, reconstruida con hormigón, sirve hoy como un incómodo banco. La pilastra que tiene en medio es un elemento que sigue los esquemas del academicismo del mil ochocientos, con todos los elementos para ser entendido como una columna clásica, con entablamento y todo. Sobre el entablamento, se levanta la segunda parte de este monumento, una base y la figura del santo, de factura muy diferente a la primera. La figura de San Vicente se realiza con sus atributos: vestido de diácono, con la piedra del martirio a su lado y la mano izquierda levantada a la altura del pecho, donde seguramente llevaría una palma. El conjunto, aunque digno, ha sido dañado varias veces. La última restauración ha cubierto la estatua de una sustancia protectora transparente, pero un tanto blanquecina, que no deja apreciar el color de la piedra natural. La plaza de San Vicente, con la escalinata en su parte inferior y el arbolado en los laterales de la parte superior hacen que a pesar de ser una plaza dura sea un lugar agradable y transitado por los vecinos. »Lorenzo Bonet
Фонтан

Fuente al municipio

Al Municipi 1873, reconstruïda 1984 Emplaçament - Plaça Artós Autor - Autor desconegut Materials - ferro colat Dimensions - (h x a x b) en metres: 5,52 x 1,93 x 1,93 (total) 3,64 x 0,40 x 0,40 (figura) 1,88 x 1,93 x 1,93 (base) Iconografia Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona INSCRIPCIÓN PRINCIPIOSE EL DÍA 15 / DE ENERO DE 1873 / siéndo ALCALDE / DON FRANCO. ROIG Y LLABALLOL DOÑA FRANCISCA VILARDELL DE MILANS Y D. JUAN F. MUNTADAS / LA dedican AL MUNICIPIO EN CONMEMORACION DE UN ACTO DE JUSTICIA traducción Comenzando el día 15 / DE ENERO DE 1873 / SIENDO ALCALDE / SR. FRANCESC ROIG Y LLABALLOL LA SRA. FRANCISCA VILARDELL DE MILANS Y EL SR. JUAN F. MUNTADAS / LA DEDICAN AL MUNICIPIO EN CONMEMORACIÓN DE UN ACTO DE JUSTICIA CRÓNICA Esta fuente es otra muestra de la participación de la iniciativa privada en las obras públicas relacionadas con el suministro de agua, de la que hay otras muestras en Sant Gervasi, iris y otros antiguos municipios del plan de Barcelona. Sarrià comenzó a contar con abastecimiento de agua a partir de 1864, según documenta Francesc Carreras Candi, llevada por la sociedad Campañá y Cia. desde un estanque artificial en Vallvidrera. Posteriormente, en 1873, los propietarios Juan F. Muntadas y Francesca Vilardell financiaron la construcción de esta fuente pública en la plaza Artós "en conmemoracion un actora de justicia", según consta en el frontal y mientras era alcalde Francisco Roig Llaballol. Este acto de justicia, se trataba de una concesión urbanística municipal que les había sido favorable. La fuente fue rehecha cuando se llevó a cabo la remodelación de la plaza en 1984. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO En la segunda mitad del siglo XIX asistimos a un cambio de materiales en la construcción de fuentes públicas, pasándose de la piedra a la fundición. La fuente de la plaza de Artós es uno de los ejemplos en el que la base de la fuente sigue siendo de piedra, a la que se le ha añadido una columna de hierro que en su momento era un farol de dos brazos. Durante este período es normal que los puntos de agua estuvieran iluminados, por lo que son comunes los diseños que combinan las dos funciones. Desgraciadamente, la fuente de la plaza de Artós no ha conservado los brazos de las farolas, por lo que hoy la columna de hierro que la encabeza parece sólo un elemento decorativo. La fuente tiene tres elementos bien diferenciados: la base con las picas; el cuerpo de los manantiales y la columna de hierro sobre este. La base, de planta casi cuadrada (1,93 x 1,93 m), y con una altura considerable -1,88 m- da al conjunto un aspecto robusto. El cuerpo de los manantiales es mucho más pequeño y deja suficiente espacio para las dos senos y dos generosas estantes donde dejar los cántaros y los cubos, en un intento de hacer más cómodo la pesada tarea de ir a buscar agua. Los dos manantiales originales no se han conservado, pero en cambio sí se han conservado las placas de mármol con la leyenda de los donantes, escrita con mayúsculas de palo seco, muy semejantes a la tipografía de las placas de las calles de Barcelona. La columna de fundición tiene un primer cuerpo profusamente decorado con festones donde aparecen las iniciales de los donantes, J. M. (Juan F. Muntadas) en la banda de mar, y F.V. (Francesca Vilardell) en la parte de montaña. A media altura están las marcas dejadas por los dos brazos con farolas, hoy desaparecidos, pero que podemos imaginar a partir del dibujo del proyecto que se conserva en el archivo del Distrito de Sarrià. En lo alto de la columna, sobre un capitel dórico con flores el conjunto termina con una bola con la punta de una flecha. Francisca Vilardell de Milans y su hijo Juan F. Muntadas y Vilardell, tenían un litigio con el Ayuntamiento de Sarrià desde antes de 1872, respecto a los terrenos de la propiedad que estos tenían en la calle Buenos Aires. El 29 de julio de 1872, el libro de actas del Ayuntamiento de Sarrià recoge el acuerdo del final de este litigio, en el que dan permiso a Francesca Vilardell ya su hijo para construir un enrejado en su finca , que parece que incluye la parcela en litigio entre la familia y el Ayuntamiento. El 19 de diciembre de 1872, los Muntadas-Vilardell escriben una carta al Ayuntamiento en la que quieren compartir su alegría con el consistorio y todo el pueblo de Sarrià, por lo que sufragan la construcción de una fuente en la plaza de Artós, como "acto de justicia". La carta va acompañada de un proyecto de la fuente, a escala, y de las condiciones de la donación: la familia pagará los gastos de la construcción y de las canalizaciones pertinentes, siempre que el Ayuntamiento sea el encargado de aportar el agua necesaria y que se haga cargo de las reparaciones posteriores. Es probable que este texto formalizara un acuerdo verbal previo, ya que la fuente se inauguró al cabo de un mes, el 15 de enero de 1873, y se puede llegar a suponer que la familia Vilardell ofreciera la construcción de la fuente como parte de las negociaciones para poder solucionar los problemas de escritura de su finca en la calle Buenos Aires. »Lorenzo Bonet
Постачання

Momento de recobrar fuerzas

Фонтан

Fuente de Hércules

Jardins Privats / Finca Güell de Les Corts Font Gaudí Font d'Hércules 1884, restaurada 1983 Emplaçament - Avinguda Diagonal, 686 (Jardins del Palau de Pedralbes) Autor - Disseny: Antoni Gaudí Materials - ferro forjat i pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 3,40 x 5 x 3,08 Iconografia Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA Esta fuente, obra de Antoni Gaudí, está situada en el bosque de bambúes del palacio de Pedralbes. Durante muchos años permaneció cubierta de maleza y ignorada, hasta que una limpieza a fondo de la vegetación la volvió a dejar a la vista en 1983. Entonces se restauró, de forma que volviera a manar agua de la boca del dragón, y se puso un busto de mármol sobre la peana de donde sale el dragón que hace de caño. Este busto no es lo que había originalmente, ya que hay unas antiguas fotografías de la fuente donde se ve un gran busto de Hércules. Por otra parte, en una carta de mosén Cinto Verdaguer al canónigo Collell el 22 de noviembre de 1884, en la que le pide un nombre latino interesante para nombrar la fuente que Gaudí estaba construyendo en la finca Güell, Verdaguer explica que la fuente estaba encabezada por un busto romano para recordar que, por allí, según la leyenda, pasó santa Eulalia camino de Barcelona. La fuente la hizo Gaudí para la finca que tenían los Güell en Pedralbes y que, en parte, fue transformada posteriormente (1924) en Palacio Real. Está formada por un banco de piedra que bordea el frontal de la fuente, donde hay una columna central coronada por el busto, y de su parte baja sale el dragón de hierro forjado que hace de caño, que vierte el agua sobre una pica de piedra con el frontal decorado por las cuatro barras. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO El 8 de septiembre de 1983 el arquitecto Ignacio Serra Goday localizó en medio de un bosque de bambúes los restos de una fuente formada por un banco curvado, un pedestal y una cabeza de dragón de hierro que escupe el agua sobre una pica , que lleva frontalmente grabado el escudo de las cuatro barras. Para la documentación existente en la Real Cátedra Gaudí, consistente en una carta de mosén Cinto Verdaguer al canónigo Jaume Collell, se pudo determinar que se hizo en 1884 cuando Gaudí reformó la Finca Güell por encargo del señor Eusebi Güell y Bacigalupi. Según esta carta, encima del pedestal había un busto romano, inexistente en 1983, pero la forma era conocida por una foto de 1893, propiedad del antiguo mayordomo de los Güell, Sr. Arbestain, donde se ve la fuente entera, con el busto de Hércules con el casco hecho de la piel del león de Nemea, tal como describe Hesíodo, y una de las hijas de Güell sentada en el banco. El dragón de forja, de carácter decididamente oriental, que escupe el agua forma parte del mito del jardín de las Hespérides, representado igualmente en el barrio de la entrada principal a la avenida de Pedralbes, con el dragón Ladón encadenado al pilar CAPC con el naranjo que las tres Hespérides custodiaban. La fuente fue restaurada y volvió a funcionar en 1984, cien años después de su construcción. La forma del fregadero se fuerza curiosa, pues presenta ante el escudo de Cataluña con los palos de oro incisos de forma que el agua, en sobresalir del fregadero, desliza suavemente hacia el desagüe situado al pie. La conversión del jardín de la Finca Güell en el huerto de las Hespérides fue un homenaje rendido por Güell y Verdaguer al marqués de Comillas, Antonio López y López, fallecido en 1883, suegro de Eusebi Güell y mecenas de Verdaguer, el cual le dedicó el poema la Atlántida, en 1877. el bosque de bambúes ocultó la fuente de tal manera que cuando el arquitecto Nicolau Maria Rubió i Tudurí, en 1925, arregló el jardín del palacio Real de Pedralbes no se percibió la existencia, a pesar de que Domingo Sugranyes, como profesor de la Escuela del Trabajo, la había hecho dibujar a sus alumnos en 1924. »Joan Bassegoda Nonell
Фонтан

Fuente del Jardin de Pedralbes

Фонтан

Fuente del niño

Font del Nen Font del Niño 1880, en l'actual emplaçament des de 1970 INSCRIPCIÓ SIENDO ALCALDE / ELECTO / D. JOSÉ ESCUDER traducció ESSENT ALCALDE / ELECTE / EL SR. JOSEP ESCUDER Emplaçament - Jardins de Can Mantega Autor - Escultor: Agapit Vallmitjana i Barbany, signada Materials - marbre blanc sobre pedestal de pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 5,09 x 2,68 -diam.- (total) 1,44 x 0,45 x 0,45 (figura) 3,65 x 2,68 -diam.- (base) Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA El alcalde de Santos, José Escuder, encargó a Agapito Vallmitjana una fuente con la figura de un niño para ponerla en la que entonces era la plaza del mercado, y ahora es la de Huesca. La fuente fue inaugurada probablemente durante los días de la fiesta mayor, en el mes de agosto, de 1880. El nombre del "Niño" le fue dado por los inmigrantes procedentes de otros lugares de España que llegaron a Santos a finales del siglo XIX. Cuando el mercado fue trasladado se decidió ponerla a otra plaza, la de Víctor Balaguer, donde se encontraba el edificio del Ayuntamiento de Santos. Edificio, fuente y plaza desaparecieron cuando en 1969 el Primer Cinturón de Ronda, actual Ronda del Mig, va destripar el lugar. La fuente fue a parar provisionalmente a un almacén municipal, hasta que el mismo distrito de Sants la reclamó para embellecer los nuevos jardines de Can Mantega. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO La escultura de mármol de Agapit Vallmitjana representa un niño en contraposto que aguanta con su mano izquierda el asa del cántaro que lleva sobre la cabeza, mientras que con la mano derecha se apoya sobre otro cántaro, tumbado, de donde brota agua. La figura de este niño es una reinterpretación de la iconografía de la alegoría de un río (un hombre maduro normalmente estirado que lleva un jarrón de donde sale agua), a la que se le ha añadido la representación de cómo las mujeres transportaban agua durante buena parte del siglo XIX, cuando no había agua corriente en las casas. La figura, a pesar de ser la de un conjunto modesto, muestra los gestos potentes de los Vallmitjana; en este caso, el canon con el que está hecha la figura (el cuerpo sólo tiene la altura de tres cabezas) acentúa la rotundidad de la figura. Aunque tiene diferentes fracturas más o menos arregladas (ahora mismo falta un asa de la jarra de la cabeza), la escultura parece estar en buen estado. Cuatro elementos sostienen esta figura de mármol: la balsa de la fuente, de planta redonda; un cuerpo de planta cuadrada con los cuatro manantiales (que salen de las bocas de cuatro rostros diferentes; un cuerpo de planta hexagonal con espacio para cuatro placas y un último cuerpo, semejante a una columna toscana, con cuatro escudos: el de Santos, el frente del niño, el de Barcelona, ​​a su izquierda, el de Castilla en la espalda y el de Cataluña a la derecha. Los manantiales originales han sido cambiados por los grifos estándar del ayuntamiento. Seguramente al cambiarlos se tuvo que repicar la piedra, desfigurando así los cuatro rostros de los que queda poco más que los ojos, frente y el pelo; las caras han sido reconstruidas de manera torpe -sería más digno dejarlas desfiguradas que tal y como están ahora. Comparando el conjunto actual con las fotografías que han quedado del monumento, parece que esta pieza se ha montado en otro orden: ahora el rostro con el pelo más largo queda a la espalda del niño, mientras que antes estaba a su lado izquierdo . Este cambio no tiene ninguna importancia para el conjunto, como la placa de mármol esté ahora al frente del niño, mientras que en una fotografía de mediados del siglo XX aparece en un lado. De hecho, la placa tiene más interés como escombros "romántica" que como leyenda, ya que de la frase que había apenas se puede adivinar una "S", una "D" y una "J". De hecho, en otra fotografía aparece el monumento sin placa, por lo que parece un milagro que aquel trozo de mármol, ilegible y roto, aunque esté allí. Su emplazamiento actual desvirtúa un poco el efecto que debería hacer en una plaza de dimensiones más reducidas. Sin embargo es un monumento que también ha perdido su función, ya que lo que era un equipamiento de primera necesidad (uno de los pocos puntos donde abastecerse de agua potable) ahora es un recuerdo del pasado. Como curiosidad, cabe destacar que es uno de los pocos monumentos del barrio que conserva el escudo del municipio de Santos cuando era independiente de Barcelona. »Lorenzo Bonet
Фонтан

Fuente del viejo del chato de Neptuno

Font del Vell Font del Xato, Neptú 1816, en l'actual emplaçament des de 1975 Emplaçament - Plaça Sants Autor - Escultor: Damià Campeny i Estrany Materials - pedra Dimensions - (h x a x b) en metres: 3,67 x 1,95 x 1,24 (total) 1,83 x 1,40 x 0,75 (figura) 1,84 x 1,95 x 1,24 (base) Iconografia Inauguració - 1 febrer 1975 Bibliografia Col·lecció - Ajuntament de Barcelona CRÓNICA Hay pocas vidas más azarosas que la de esta escultura que representa, en la figura de un diez maduro, un río que riega los campos y da vida a las cosechas. Algunos creen que el autor de la obra, Damià Campeny, se quería referir al Llobregat. La estatua comenzó su singladura formando parte de un monumento con el que el capitán general Francisco Javier Castaños quiso embellecer el año 1816 el Plan de las Comedias, actual Plan del Teatro, en una Rambla que se había ido acicalándose desde el derribo de la segunda muralla. El arquitecto Pere Serra y Bosch diseñó una fuente rematada por una escultura que representaba Minerva, obra de Salvador Gurri, que actualmente se conserva en un almacén municipal tras haber pasado una época en las puertas del Zoo y otra en el Museo Marítimo . La principal hornacina era adornada con la escultura del diez maduro que representaba un río, que fue pronto conocida como "el Viejo", hasta que con un golpe de piedra le rompieron la nariz y la rebautizaron popularmente como "el Chato ". El 10 de enero de 1877 el monumento fue desmontado y posteriormente troceado por razones estéticas. "El Chato" fue el parque de la Ciutadella durante una larga temporada. Después de pasar un tiempo en un almacén, el día 1 de febrero de 1975 la estatua fue colocada en la reformada plaza de Santos, en una inauguración que presidió el entonces alcalde Enrique Masó. »Jaume Fabre, Josep M. Huertas COMENTARIO El conjunto escultórico que compone esta fuente es una parte de la antigua Fuente del Viejo, estructura piramidal levantada entre 1816 y 1819 al Plan de las Comedias que había sido tachada por Carreras Candi de antiestética. El autor de la estructura fue el arquitecto Pere Serra y Bosch y colaboraron Salvador Gurri, José Ferrari, Celdoni Guixà y Damià Campeny. La fuente estaba coronada por una alegoría de la Barcelona industrial representada por una imagen de Minerva atribuida a Salvador Gurri, autoría que puso en duda Carlos Cid, quien la atribuyó a Damià Campeny. En 1877 este conjunto fue trasladado al Parque de la Ciutadella, donde la figura masculina perdió parte de la nariz, de la cual proviene el apodo de Xato. Desde 1975 se puede contemplar en la plaza de Sants. La escultura representa un hombre maduro y barbado apoyado sobre una roca. Tiene la cabeza inclinada hacia la izquierda y mira un jarrón que sostiene en la mano y del que, supuestamente, cae agua. En la mano derecha, que está encima de la rodilla, tiene un cuerno de la abundancia. La escultura, que a lo largo de los años ha sido llamada Neptuno y también Hércules, no lleva ninguno de sus atributos característicos. Todo y así, Carlos Cid y yo misma opinamos que debe ser el río Llobregat. Francesc Carreras Candi adelanta a esta opinión y escribe con relación a este punto: "... una estatua de tamaño de 12 PalmOS catalanas sentada sobre peñascos que manifiesta un río del cual se sacan las aguas para todos los usos útiles de la Agricultura y el Comercio ". En este sentido es importante la estancia de Damià Campeny en Roma (1797 a 1816). Allí frecuentó la Academia de San Lucas y los talleres del Museo Vaticano, donde vería, entre otras piezas, la escultura Alegoría del Nilo o la Fuente de los cuatro ríos de Bernini que hay en la plaza Navona. No deja de ser curioso el hecho de que a pesar de su inspiración clásica, estilísticamente es una pieza con clara influencia barroca. »Inmaculada Julián

12 коментарів

  • Фото mei_fu

    mei_fu 24 лип. 2021 р.

    Gracias. Bonitas fotos y muy interesante ruta.
    Me suscribo a toda la serie.
    Saludos.

  • Фото Jorditoms

    Jorditoms 26 лип. 2021 р.

    heyyyyyy graciasssss me quedan sólo 4 más que las haré en esta semana,.

    Es que le prometí a mi esposa que como no tenemos a las niñas, para no dejarla sola suspendí toda montaña para estar con ella, así que verás muchas de Bacelona jajaja

  • Фото Rafael Ramirez Bisonó

    Rafael Ramirez Bisonó 26 лип. 2021 р.

    Que belleza la de las florista y la campesina

  • Фото Tetititu

    Tetititu 27 лип. 2021 р.

    Ruta con fuentes preciosas y fotos igual de bonitas.

  • Фото Jorditoms

    Jorditoms 27 лип. 2021 р.

    gracias chicos!

  • Фото sabategalofre

    sabategalofre 28 лип. 2021 р.

    Que currada!

  • Фото Jorditoms

    Jorditoms 28 лип. 2021 р.

    gracias Sabategalofre!!! un abrazoTe

  • Фото almaydie

    almaydie 28 лип. 2021 р.

    I have followed this trail  View more

    Cada vez vas más rápido 😊

  • Фото nandomoneda

    nandomoneda 30 лип. 2021 р.

    La verdad es que explicas unas cosas que los que nacimos aquí lo desconocemos.....Saludos

  • Фото Jorditoms

    Jorditoms 30 лип. 2021 р.

    Jajaja un abrazo

  • Фото chatame1

    chatame1 7 серп. 2021 р.

    Caramba, que gran recorrido, es interesante conocer la historia de estos lugares por los que pasamos muchas veces sin tan siquiera prestar atención. Saludos

  • Фото Jorditoms

    Jorditoms 10 серп. 2021 р.

    gracias!!!!!

You can or this trail