Скачати

Довжина

13,77 km

Набрана висота

226 m

Складність

Легко

вниз

226 m

Max elevation

1 084 m

Trailrank

55

Min elevation

960 m

Trail type

Loop

Час

7 годин 30 хвилин

Координати

1317

Uploaded

8 липня 2021 р.

Recorded

липня 2021
Share
-
-
1 084 m
960 m
13,77 km

Переглянуто 160 раз(и), завантажено 7 раз(и)

біля Opakua, País Vasco (España)

Hoy pretendemos recorrer y explorar un poco la sierra de Entzia, en Alava. Por todo lo anterior unas veces iremos por pistas, senderos bien marcados, por el hayedo sin marcas ni sendas, por los dos laberintos sin brújula concreta sino con ojos de admiración. Así que durante todo el track unas veces hay sendas y otras no lo hay, pero nunca existe ningún peligro: es es un paseo cómodo y gratificante.

Advertencia: Nuestro recorrido ha sido libre: unas veces por las sendas muy marcadas y otras bajo los hayedos en paseo libre y cómodo, sin problemas. El tiempo total tal vez sea excesivo, pero nos entretenemos distinguiendo plantas, viendo panorámicas, acariciando musgos y líquenes y numerosas fotografías. Resultado un paseo muy recomendable.
Disfruta por tu cuenta y riesgo. La naturaleza es muy cambiante. Hoy nos ha sido complaciente y lo hemos disfrutado mucho.

RECORRIDO PARA DISFRUTAR
Arrancamos desde el aparcamiento, existente a la derecha, del puerto de Opakua 1.020 m. (0h.00´)
Por el borde de la carretera, en descenso hacia Salvatierra, andamos unos pocos metros hasta llegar al poste que señala Mirador. Un sendero se interna en el pinar. Unos metros más y ya estamos en pleno balcón del mirador. Panel explicativo de las vistas. Las hojas de las hayas reducen mucho la visión. En invierno será más amplia. (0h.06´)
Continuamos por el sendero ascendente primero y llano después para recorrer el pinar. Paseamos bajo la sombra del arbolado y al borde del cantil, con ciertos claros visuales, con roquedos que descienden al valle, y con tranquilidad y sin peligro alcanzamos el puerto de Okariz.(0h.24´) Un poste de señales marca el recorrido. Estamos en la gran pradera del raso de Opakua o Zezama.
La luminosidad es grande, la amplitud del paisaje es extensa. Y desde aquí ya vemos la punta de Munain.
Nos dirigimos a ella manteniendo una línea imaginaria en nuestro caminar. Vemos algunos caballos, pasamos entre ellos, cruzamos algunas rocas clavadas en el suelo y sin darnos cuenta llegamos al mojón geodésico en la punta del Puerto de Munain de 1.045 m.(0h.32´) El desnivel por ahora desde Opakua es mínimo. Más menos 25 metros. Una gran parada visual en este lugar.
Ahora avanzamos hacia el bosque para encontrar una pequeña borda, txabola o corral. Pasamos sin darnos cuenta por Munain Mendatea de 1033m. Por la ventana vemos el interior de la borda. (0h.33´) Seguiremos siempre teniendo a nuestra izquierda los cortados hasta el puerto de Bikuña.
Descendemos un poquitín de la borda: vemos señales del pastoreo, del GR y del camino Ignaciano. La pradera que pisamos está verde veraniego. Vemos unas estelas o memoriales.(0h.38´) Empezamos a subir un poco a poco. Leemos las dedicatorias y avanzamos.
El terreno gira un poco a la derecha, vamos por sendero bien marcado. Nos metemos en pleno hayedo. Cerca está Peña Roja de 1.067 m.. Si se quiere coronar y ver su buzón hay que separarse un poco del camino. (0h.43´) Sólo hemos subido 22 metros de altitud respecto a Punta Munain. Paseo cómodo.
Volvemos a la senda, el pisar las hojas de las majestuosas hayas nos permite aguzar los sentidos. Los cortados están a nuestra izquierda. Avanzamos y llegamos ante unas rocas. Y alcanzamos una pequeña punta sobre el valle. Todo despejado. Según el mapa es Txumarregi de 1.098 m.(1h.12´) Fotos y contemplación y unos frutos secos al paladar. ¡Qué tranquilo es este recorrido, nuestra soledad y la soledad de los árboles (hayas: fagus sylvatica) se unen en una calma gratificante y oxigenación mental. Sigamos por el bosque tenebroso... de Entzia. Aparecen rocas desperdigadas ¿Qué serán? ¿Serán molinos o serán gigantes? Diría El Quijote. Dejamos volar la imaginación y una de ellas nos parece un elefante con su trompa agarrando la hierba. (1h.29´) El camino- senda- culebrea entre hayas y rocas.
Llegamos al puerto de Bikuña con su portilla de madera y su poste de señales.(1h.37´) Por ahí sube el GR 120, el camino Ignaciano y el del pastoreo. No lo cruzaremos, ni seguimos de frente hacia el Alto del Ballo (Baio) de 1.197m. Otra vez será.
Giramos a la derecha en este portillo de Bikuña .

Vamos en busca de un tesoro escondido en una gran dolina. ¿Lo encontraremos? Nunca antes habíamos estado aquí. Los seis ojos llevamos bien abiertos. Sabemos que se le conoce como el laberinto de Arno. ¿Será el Arno, la divinidad fluvial? Echamos mano de la mitología y nos dice:

"Esta divinidad con su característica posición semiacostada, se remonta a la época de Adriano y se inspira en un prototipo helenístico. En las primeras décadas del siglo XVI se colocó en el Patio de las Estatuas de los Museos Vaticanos como ornamento de una fuente constituida por el sarcófago, fechable entre los años 170 y 180 d.C. Y decorado con una escena de batalla entre griegos y amazonas.
La escultura sufrió amplias integraciones llevadas a cabo por un artista del Renacimiento de gran talento, al cual se debe el expresivo rostro barbudo. Una pequeña cabeza de león fue obtenida de un recipiente, también obra de restauración, probablemente en honor al papa León X Medici (1513-1521).
Estos elementos parecen sugerir una identificación con el río Arno, a pesar de que la presencia del gato, interpretado como un tigre, la orientó en el pasado hacia el tío Tigris de Mesopotamia.
También Arno es el nombre de la nodriza de Neptuno y nombre del río en cuyas orillas se erigió el templo de Arna Fortuna, templo dedicado a la diosa Fortuna situado a las orillas del río Arno. Sigue recibiendo este mismo nombre el dios fluvial del río Arno, en la zona de Etruria, en Italia, que desemboca en el mar de Liguria."


Entramos en el laberinto de Arno. (1h.42´) No hay prisa. Daremos todas las vueltas que podamos. El compañero coralista entona unos compases de la marcha triunfal de Aida. Estamos en la "Entrada de Arno".
Damos un par de vueltas, cada uno por donde mejor le parece. Nos encontramos los tres ante el gran ojo de Zalanportillo. Oráculo de los dioses del Arno. Es un gran arco, completamente circular, formando un estrecho puente en su parte superior. El musgo tapiza las paredes de todo lo que vemos en Arno. Las rocas pierden su dureza al abrigo del musgo. Rodeamos este arco natural, lo atravesamos, nos encaramamos a el con cuidado y sobretodo admiramos la gran obra de la naturaleza, el trabajo del agua sobre la roca. ¡Maravilla de lugar! El GPS se vuelve loco y lo mareamos con tanta vuelta y revuelta. Nos cuesta despedirnos del lugar. No queremos salir, pero antes de que nos convirtamos en estatuas de musgo salimos de Arno. [Parada en Arno 21 minutos.]
Volvemos a mirar el GPS para encontrar el sentido de nuestra marcha.
Nos dirigimos a Lazkueta buzón.
Seguimos por sendas, salimos de ellas, volvemos a las sendas y así avanzamos.
Admirando hayas y contemplando el suelo de hojarasca y el cielo azul, pasamos junto a rocas karsticas. En un momento nos detenemos para abrazar la verticalidad de las hayas.(2h.04´) (Mientras un compañero quiere coronar el auténtico Lazkueta de 1.128 m. La única cima que está en el interior del gran sinclinal, y las demás están en los bordes de los gran cortados.)
Mientras tanto nosotros intentamos buscar el gran PERRO GUARDIAN DE ESTA SIERRA. (2h.04´) Lo tenemos al lado y no nos ladra. Para unos es un dócil mastín, para otros es un hermano pequeño del Puppy Bilbaíno, y para otros será ...lo que su imaginación le diga.
Cuando vuelve el explorador encontramos la gran figura rocosa con forma de perro. Lo rodeamos, lo miramos desde distintas perspectivas y la imagen es cambiante. Pero ya está localizado. Así que felices nosotros y ¡Guau, guau!
Ahora los tres, tras despedirnos del perrito vamos en busca del buzón de Lazkueta. (En el pone Azkueta Ko Mendi Tontorra 1.105 m)) Tras llanear entre gigantescas hayas, algunas caídas entre sus hermanas tras aguantar batallas de nieve, granizo, lluvia, truenos y relámpagos. Pronto alcanzamos el buzón de Lazkueta de 1.087 m. (2h.13´) Separado unos 600 metros de la cima explorada por nuestro compañero. Es un pequeño balcón, rodeado de salientes rocas y cerca de otro pequeño laberinto verde. (Auténtica cima del buzón). Bajo sus pies se extiende un enorme mar de hayas, no se distingue la mano del hombre. Desde arriba parece una impenetrable selva cubierta por las redondeadas y voluminosas copas de las hayas. Un gran descanso merece esta parada junto al buzón y estela en homenaje a los montañeros. [Parada en Lazkueta buzón. 1hora y 31 minutos]
Ahora retrocedemos unos pocos metros por donde hemos venido. Y junto a las grandes raíces de un haya caída debemos girar 90º grados a derecha para encontrar la bajada al hayedo que hemos divisado desde el borde del cortado. (2h.21´)
Giro a derecha y bajada.
Ya encontrada , observamos que está un poco resbaladiza. Descendemos y vemos grandes bloques de rocas de majestuosas formas. Nos están avisando que pronto tocaremos el otro laberinto. el Laberinto de Katarri. (2h.46´)
Entramos con decisión. Los ojos se nos van a derecha, izquierda, adelante y atrás, al suelo y al cielo.
Descendemos con cuidado entre rocas de musgo y encontramos otro gran ojo. El ojo de Katarri, el arco de Katarri o la sorpresa de Katarri. Se ven oquedades, se puede traspasar el óculo. SE camina en cualquier dirección sin saber muy bien nuestro sentido de la marcha. Despacio lo recorremos y lo contemplamos y lo guardamos en nuestra mente. [Parada en Katarri 16 minutos]
Con pena lo dejamos atrás y nos despedimos de el.
Encontramos un camino herboso que nos sacará a la pista-carretera de Puerto Opakua a Legaire.. (Por esta podemos volver al coche). Pero no. Nos negamos en pisar suelo asfaltado. Así que en 10 metros nos metemos a derecha por entre arbolado y campas. El recorrido no será tan directo, pero es más entretenido y divertido. Pasaremos por bosque y claros, claros y bosques. Dudas de rumbo. De nuevo parece que nos acercamos a la carretera de Legaire. Pero no salimos. Giramos un poco a la derecha para encontrar la balsa de los alemanes, la balsa de Iturbeltz. (Incluso vemos coches aparcados cerca). Preferimos sentir las miradas de las vacas que pacen por ahí, rozar sus cuernos afilados y contemplar su tranquilidad ante nuestro paso.
Unos metros más y alcanzamos la presa que se hizo para refrescar los barrenos petrolíferos. (3h.32´)
La búsqueda del petróleo: En 1959 se realizó una exploración petrolífera en Entzia. Fue un pozo que alcanzó los 3.800 metros, menos de los 5.000 metros que unos años antes había registrado otra exploración en el Valle de Arana. Fue el pozo Alda I que alcanzó los 5.000 metros el año 1956.
Merendamos un poquito contemplando las aguas tranquilas. Juncos y carrizos nacen en el agua. Los cipreses rodean un lateral de la presa. El paraje es relajante. Somos los únicos humanos en este momento que contemplamos el espejo cristalino de las dulces aguas.
Dos grandes tubos nacen o mueren en una de las equinas de la presa. Luego los veremos en nuestro peregrinar por el silencio de Entzia. [Parada en balsa Iturbeltz. 20 minutos]
Cruzamos un pequeño puente de piedra.
Pasamos por encima de los tubos para descender al nivel del agua y contemplar la pequeña brotadura de agua y al lado un caño de agua fresca. Es la fuente de Iturbeltz. (3h.36´)
No cruzamos el arroyo, alguno va por el refrescándose los pies, lo llevamos a nuestra izquierda. Y pronto salimos del bosque a una gran explanada herbosa. Es el raso que hemos pisado al iniciar la marcha por la mañana. La amplitud se va haciendo cada vez más grande. Se ven rodadas de vehículos agrícolas. Vemos unos caballos y de repente más de medio centenar de equinos. ¡Que maravilla de vida animal! Los tenemos de todos los colores y tamaños. Algunas crías maman de sus madres. otros potrillos sestean y se hacen los muertos, y otros retozan sobre la blanda hierba. Nos quedamos sorprendidos de esta gran yeguada.
Ahora hay que cruzar este raso de Opakua o de Zezama. Deberiamos trazar una línea imaginaria recta , lo más cerca del arbolado de la izquierda. Pero como somos curiosos nos desviamos tanto a la derecha hasta llegar a una borda y un abrevadero de caballos. Con la luz que hay no hay problema para caminar. Con niebla sería otro cantar.
Seguimos y vemos señales de GR, incluso un ciclista entra por la pista que hay a nuestra izquierda. Podríamos salir por ella, ya que nos lleva directa al puerto de Opakua. Pero queremos volver por el sendero que iniciamos el recorrido. Ya vemos a derecha la punta de Munain. Y enfrente el poste del Pastoreo con sus flechas. Estamos en el portillo de Okariz.
Ahora nos internamos y repisamos lo de la mañana. Llegada al Mirador de Opakua. Salida a la carretera con los dos carteles de las cuadrillas Salvatierra/ Kanpezu. Subimos unos metros y ya estamos ante el cartel de las Parzonerías. (4h.28´)

Son instituciones de tremenda singularidad histórica. Modelos de gestión de los usos y aprovechamientos comunales de los montes, basados en la propiedad compartida en la que ninguna de las entidades que las integran posee una parte física del territorio. Su origen es ancestral y está arraigado en sistemas de organización y costumbres pastoriles. Las parzonerías están reconocidas como verdaderas entidades locales, dotadas de personalidad y capacidad jurídica propia y cuyos acuerdos son ejecutivos. No hay que confundirlas con las mancomunidades porque, a diferencia de éstas, son dueñas de sus terrenos.
La Parzonería de Entzia la integran los municipios de Agurain -con una participación del 25%-, Asparrena con un 12,75%, Donemiliaga con un 12,75% y los pueblos de Roitegi, Onraita, Kontrasta, Ullibarri-Arana y San Vicente de Arana con un 50%.


Cruzada la carretera y ya en el punto de inicio de este bello y entretenido recorrido.
Deberemos volver para completar la sierra de Entzia: Nos falta de visitar: Las campas de Legaire y sus restos megalítcos, el nacedero del Zadorra y sus robles centenarios, las cascadas de Andoin , La Tobería, e Igoroin, la ermita de Santa Teodosía, el muro frontera, la fauna(búhos, águilas y halcones peregrinos) y flora . Tiene mucho que ver y disfrutar. Hasta otra: querida Entzia.

Recorrido placentero y tiempo de avance: 4 horas y 28 minutos.
Contemplación y admiración:3 horas y 2 minutos.

Más
El Correo
Salvatierra-Agurain
gasteizhoy
Стоянка

Puerto Opakua

Puerto de montaña de 1.020 m. Une Salvatierra-Agurain con Santa Cruz de Kanpezu. Carretera A.2128.
Панорама

Mirador

El mirador que domina toda la llanura alavesa, con Salvatierra a sus pies. Las hayas impiden una visión total.
Точка шляху

Portillo de Okariz

Entrada al Raso de Opakua desde el pueblo de Okariz.
Вершина

Punta puerto Munain 1045 m

La punta más elevada antes de llegar esta sierra de Entzia al puerto de Opakua. En el pueblo de Munain se encuentran los robles milenarios, bajo estos farrallones de Punta Munain.
Точка шляху

Borda con ventana

Las chabolas han servido de abrigo para los pastores. Las primeras chabolas eran muy simples. Un solo espacio para un camastro y fuego sin chimenea para evitar la intemperie. Más tarde se fueron añadiendo otro espacio para la elaboración de quesos, y en algunas se hacía hogar con chimenea para el fuego. luego se fue añadiendo un redil, muchas veces hecho con piedras hincadas donde se ordeñaban las ovejas.
Точка шляху

Monumentos In Memoriam

Dos estelas verticales en homenaje y recuerdo de personas fallecidas.
Вершина

Peña Roja 1067 m

Modesta cumbre entre hayas de 1.067 m. Situada entre Punta Munaín y el puerto de Bikuña. Desde el valle destaca su color rojizo y por eso es la denominación predominante. También se la conoce por Txumartegi.
Панорама

Panorámica

Destaca a la derecha en esta panorámica el roquedo del Baio 1.197 m. y la punta de Mirutegi de 1.1167 m. Y el gran bosque que desciende hacia la llanada alavesa.
Вершина

Txumarregi 1098

Es la cota más elevada entre el cortado entre los puertos de Opakua (1.020 m) y el puerto de Bikuña (1.075 m). Nada distingue esta cima. Está en el borde del cortado.
Точка шляху

Rocas:¿Elefante?

Grandes rocas se encuentran dispersas y con formas variadas. Una puede ser un elefante con su trompa.
Двері

Puerto Bíkuña

El GR 120 accede a la altiplanicie de Entzia por este portillo de Bikuña. Con poste de señales. Y el camino de San Román penetra por esta portilla.
Точка шляху

Entrada a Arno. Laberinto

Entre rocas cubiertas de musgo se entra en el recóndito lugar de Arno.
Точка шляху

Gran ojo en Arno.

Las figuras realizadas por los elementos de la naturaleza sorprenden. El gran óculo o arco con medida superior al 2,5 metros de diámetro, es la delicia de los fotógrafos. Espacio para entretenerse y respetarlo.
Дерево

Verticalidad de las hayas. ¿Lazkueta?

Parada larga esperando al explorador, ha subido a coronar la cima principal de Lazkueta de 1123 m. Las hayas destacan por su línea tan vertical.
Точка шляху

Figura: ¿Puppy?

Roca sobre roca aparece una gran figura. Se nos parece al Puppy de Bilbao, o es un gran mastín que cuida silencioso a las yeguadas.
Вершина

Lazkueta Buzón. 1087 m.

Lazkueta Buzón 1.087 m. y su monolito: "Agurain: A los que dieron ejemplo de amor a la naturaleza y pioneros del montañismo en Agurain. Dedicamos este monolito en su recuerdo y agradecimiento. Muy especialmente a Félix Gastón. Familia Gastón y Amigos. Julio 1984."
Дерево

Hayas junto a Lazkueta Buzón.

Hayas majestuosas, rocas tapizadas, buzón escondido y paisaje de ensueño en la cumbre del Lazkueta Buzón.
Перехрестя

Desvío para descender al hayedo.

De aquí hemos hecho ida y vuelta para visitar el buzón de Lazkueta con su monolito y placa de Hiru Handiak. Al principio no se nota el sendero. Las grandes raíces, un gigantesco cepellón, de haya caída nos indica más o menos el giro para descender al valle.
Точка шляху

Bajada resbaladiza por la humedad.

El suelo muy pisado y la humedad reinante en esta bajada indica precaución para no resbalar y sentarse sobre el negro suelo.
Точка шляху

Inicio Laberinto Katarri

Unas gigantescas rocas nos indica que empezamos el laberinto de Katarri. Despacio y precaución para admirar todo. Destacan los blancos troncos frente al verde musgo.
Точка шляху

Rocas gigantes en Katarri

Tras las hojas de las hayas se vislumbran unos megalitos fantasmagóricos. Son cabezas de gigantes pétreos. Admirable.
Точка шляху

El ojo de Katarri

También encontramos un pequeño óculo, respecto al de Arno. Se puede atravesar para contemplar el entorno.
Озеро

Balsa de los alemanes. Iturbeltz

En los años 50 un grupo de ingenieros alemanes realizaron unas grandes perforaciones en la sierra de Entzia. Y para enfriar los barrenadores construyeron esta presa del manantial de Iturbeltz. El año 60 los trabajadores quedaron bloqueados en Itaida por las grandes nevadas y tuvieron que ir a rescatarlos.
Міст

Puente

Un pequeño puente cruza una de las cabezas de esta presa.
Фонтан

Fuente y manantial

Junto al arroyo se encuentra un pequeño manantial y una fuente de agua fresca. Aporta su caudal al arroyo Iturbeltz, quesurge por la zona del Arno.
Інформаційний пункт

Parzonería en Opakua pto.

Un gran panel de las Parzonerías: Son instituciones de tremenda singularidad histórica. Modelos de gestión de los usos y aprovechamientos comunales de los montes, basados en la propiedad compartida en la que ninguna de las entidades que las integran posee una parte física del territorio. Su origen es ancestral y está arraigado en sistemas de organización y costumbres pastoriles. Las parzonerías están reconocidas como verdaderas entidades locales, dotadas de personalidad y capacidad jurídica propia y cuyos acuerdos son ejecutivos. No hay que confundirlas con las mancomunidades porque, a diferencia de éstas, son dueñas de sus terrenos. La Parzonería de Entzia la integran los municipios de Agurain -con una participación del 25%-, Asparrena con un 12,75%, Donemiliaga con un 12,75% y los pueblos de Roitegi, Onraita, Kontrasta, Ullibarri-Arana y San Vicente de Arana con un 50%.

Коментарі

    You can or this trail