Час  17 хвилин

Координати 273

Uploaded 5 березня 2020

Recorded лютого 2020

-
-
1 053 m
592 m
0
2,2
4,4
8,72 km

Переглянуто 346 раз(и), завантажено 23 раз(и)

біля Moal, Asturias (España)

MOAL (579)-P. EL MONTECÍN (1.011)-PEÑA DE MONCÓ (1.070) (Bosque de Moal-P.N. de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias).

DATOS TÉCNICOS:

RECORRIDO: 8,75 k.
ALTURA MÁXIMA: 1.070 m.
ALTURA MÍNIMA: 579 m.
ASCENSO TOTAL: 600 m.
TIEMPO EN MOVIMIENTO: 2,40 h.
FECHA DE REALIZACIÓN: Febrero de 2020.

MOAL (579) es lugar de la parroquia de Vega de Rengos (Cangas del Narcea), situado en el valle del RÍO MUNIELLOS o TABLIZAS. Dista unos 18 kilómetros de la capital del concejo y se accede al mismo a través de la AS-15 (La Rodriga-Puerto de Cerredo) hasta Ventanueva, donde se desvía al poniente la AS-211, que al cabo de dos kilómetros cruza el pueblo dirección al Puerto del Connio (1.315). Su condición de antesala de la “Reserva Natural Integral de Muniellos” ha fomentado el desarrollo de una actividad hostelera y turística que coexiste con el trabajo del campo y la ganadería.

Fue declarado “PUEBLO EJEMPLAR DE ASTURIAS 2018” “por haber mantenido… una convivencia ejemplar con su entorno natural, desarrollando un papel de protección y conservación, reflejado en la recuperación... del BOSQUE DE MUAL”. Este se halla situado sobre el cauce del río Tablizas y al sur del mismo. Tiene una extensión de 500 hectáreas en una zona de alto valor medioambiental, flora rica en castaños, abedules, roble albar, alisos y acebos, con predominio del hayedo en zonas altas, que cobijan las especies más significativas de la fauna salvaje asturiana.

Recorreremos este monte siguiendo en circuito el PR AS-132 (Ruta del Bosque de Moal), del que forma parte el PICO MONTECÍN (1.011), espléndido mirador. Nos desviaremos temporalmente del circuito en el Collado de Moncó (980) para subir a la PEÑA DE MONCÓ (1.070), al este del bosque y al norte del pueblo homónimo. Su relieve cónico y estructura alargada permite que sea visible y reconocida desde las serranías cercanas, llegando a ser atalaya singular para contemplar al poniente el valle de Muniellos y el del Narcea en el oriente.

Tanto el bosque como la peña se ubican en el PARQUE NATURAL DE LAS FUENTES DEL NARCEA, DEGAÑA E IBIAS, enclave de nuestra ruta. Fue declarado como tal en 2002 y es el más grande de Asturias con 47.589 hectáreas. Ocupa casi por completo el suroeste del Principado, haciendo frontera con León y Lugo, a la vez que cierra la Cordillera Cantábrica en su extremo occidental. Se ubica entre las cuencas del río Narcea al este y del Ibias al poniente.

Cuenta con una gran diversidad de paisajes debido a su extensión, destacando su alto relieve montañoso escarpado con ríos que forman profundos valles. Las joyas de su foresta serían los hayedos en el MONTE DE HERMO y los robledales de MUNIELLOS –Reserva de la Biosfera-, ambos en excelente estado de conservación. Entre las especies que componen la fauna de la zona, el oso pardo se erige como protagonista principal junto al lobo, el rebeco, el corzo y el jabalí.

Hay aparcamiento en la zona sur de Moal, próximo a la ermita de San Juliano, cruzando el río Muniellos, donde se expone la placa que reconoce al lugar como “Pueblo Ejemplar de Asturias 2018”. Partimos del mismo rumbo al poniente, siguiendo entre arboleda la pista señalizada del PR AS-132. A nuestra derecha tenemos el río Tablizas y las vegas anexas, “tierras de labor que ocupan extensiones donde casi todos los vecinos tienen una o varias parcelas; a un grupo de éstas, siempre rodeadas por un muro de piedra, se le llama CORTINAL”.

Al cabo de 500 metros encontramos el primer cruce del PR en dirección al Collado de Moncó (918) por donde regresaremos. Continuamos por la senda principal en medio de castaños con varias “CORRIPIAS, estructura de piedra levantada en el monte, donde se guardaban los erizos recolectados antes de extraer las castañas”. Ligero descenso en dirección a la vega, para seguidamente divisar al otro lado del valle un “CORTÍN, cerramiento construido en mampostería circular, de aproximadamente tres metros de altura. Su función es albergar y proteger las colmenas del fuego o del ataque de los osos. Se instalan en pendiente, aprovechando el desnivel para crear una sucesión de rellanos sobre los que se asientan los truébanos, facilitando así la salida y entrada de las abejas”.

Llegamos al segundo cruce (K. 1,7), donde nos desviamos dirección sur hacia el Mirador de MONTECÍN (1.011). La pista asciende en amplio zigzag entre frondosa vegetación a uno y otro lado del REGUERO DE FONDESA, que cruza por puente en un par de ocasiones. En la parte alta, esplendoroso hayedo, que finalmente remontamos por sendero señalizado con hitos de piedra. Viraje al norte, donde los árboles dan paso al brezal, alcanzando al fin el COLLADO LA SIECHA (998, K. 4,25), encrucijada de caminos.

Es un entorno con exuberante vegetación de robles jóvenes cubiertos de líquenes, que forman arco a nuestro paso, sobresaliendo entre los matices morados del brezo, brezal que coloniza en exclusiva el estratégico mirador del P. MONTECÍN (1.011), a 140 metros norte del collado. Espléndida balconada desde la cual se domina el valle del río Tablizas con Moal en su extremo, más Oballo (790) en los recuestos de la otra vertiente y Sierra Peña Ventana (1.374) al fondo norte; al oeste, la Reserva Natural Integral de Muniellos con la sierra del mismo nombre y Sierra del Connio; en las inmediaciones al sur, el P. Los Corrales (1.224) cubierto de hayas y al este la silueta alargada de la Peña de Moncó (1.070).

Regresamos al collado la Siecha, donde el sendero continúa rumbo sureste con la misma vegetación. Poco después enlazamos con la pista procedente de Moncó (760), que sube a la braña homónima y al hayedo de Teso Gordo. En ligero descenso, por la falda septentrional de Los Corrales, transitamos de nuevo entre corpulentas hayas. En una de ellas está marcada la dirección a la FUENTE DE LOS CANTARINOS (K. 5,45), a la que se llega en pindio desnivel quince metros más abajo.

Cómodo descenso hasta el COLLADO DE MONCÓ (918-K. 5,8), divisoria entre los Valles del Narcea al este y el de Tablizas al norte. Estamos a los pies de la Peña de Moncó sin claras referencias de cómo abordarla. Decidimos seguir una pequeña vereda a la izquierda que se pierde poco después. Nuestra opción fue subir directamente tomando como punto de mira la cresta más al sur de la peña. Ascenso muy pindio, que requería especial esfuerzo y las debidas precauciones, con suelo firme de roca asentada y alguna piedra suelta entre pastizal raso. La alternativa de flanquear la cumbrera, subiendo transversalmente por sus faldas, nos hubiera llevado por matorral con espinas de penoso recorrido.

Una vez alcanzada la cresta sur, con vistas a la aldea de Moncó, resultó fácil caminar por la cumbrera en dirección a la cima (1.070-K.6,35), promontorio calizo desnudo, marcado con hito de piedras y caseta metálica en desguace. Singular atalaya donde se repiten realzadas las panorámicas del mirador de Montecín. A ello se añade por el este el extenso valle del Narcea con sus poblaciones, Posada de Rengos, Vega de Rengos, Los Eiros, San Martín de los Eiros, Rengos… junto a restos de minas de antracita y la Sierra de Caniellas en el horizonte.

Regresamos al Collado de Moncó por el mismo camino e iniciamos un descenso de gran desnivel hacia Moal -340 metros- siguiendo las marcas del PR, por sendero entre flora diversa. En época de lluvias hay que extremar las precauciones por suelo resbaladizo. Es el estrecho valle por donde precipita el REGUERO LA COLLADA, trayecto de un kilómetro y trescientos cincuenta metros desde el collado hasta el cruce de la pista principal. En el último aunque corto tramo del arroyo, el senderista comparte el cauce con las aguas.

La llamada “Ruta del Bosque de Moal” es fácil. El recorrido se complica en el desvío de ascenso a la Peña de Moncó, que sin duda mereció la pena por las espléndidas panorámicas desde su cima. A destacar la impecable señalización del PR AS-132 y el mantenimiento de sus pistas y sendas, que honra a los lugareños de Moal, siendo justamente acreedores al título de Pueblo Ejemplar de Asturias, por desarrollar asimismo “un papel de protección y conservación” de su entorno natural. ¡Bravo!

Sin duda el hayedo presenta en otoño sus mejores galas cromáticas. Como contrapartida, no menos sugerente, en invierno luce el intenso manto ocre de las hojas del árbol caídas y restos simbólicos de ramas semidesnudas, armonioso contraste con el verde fresco del musgo en simbiosis con retorcidos troncos centenarios. Figura espectral, a la vez que hermosa estampa, de los procesos cíclicos de vida y muerte, especialmente asociados al bosque caducifolio. Apelando a la mitología griega, como cada año por primavera Perséfone, diosa de la fertilidad, emergerá de las tinieblas del mundo subterráneo, trayendo consigo un nuevo ciclo de vida.
Релігійний об'єкт

MOAL

Перехрестя

CRUCE II-A MIRADOR MONTECÍN

CRUCE II-A MIRADOR MONTECÍN
Ріка

REGUERO DE FONDESA

REGUERO DE FONDESA
Дерево

HAYEDO

Гірський перевал

COLLADO LA SIECHA

COLLADO LA SIECHA
Вершина

MIRADOR DE MONTECÍN

MIRADOR DE MONTECÍN
Фонтан

FUENTE LOS CANTARINOS-HAYEDO

FUENTE LOS CANTARINOS-HAYEDO
Гірський перевал

COLLADO DE MONCÓ

COLLADO DE MONCÓ
Вершина

CRESTA SUR-PEÑA DE MONCÓ

CRESTA SUR-PEÑA DE MONCÓ
Вершина

CIMA PEÑA MONCÓ

CIMA PEÑA MONCÓ
Ріка

REGUERO LA COLLADA

REGUERO LA COLLADA
Перехрестя

CRUCE I-DESDE COLLADO DE MONCÓ

CRUCE I-DESDE COLLADO DE MONCÓ

Коментарі

    You can or this trail