Час  9 годин 7 хвилин

Координати 946

Uploaded 7 липня 2013

Recorded квітня 2012

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1 966 m
1 023 m
0
3,2
6,4
12,89 km

Переглянуто 6046 раз(и), завантажено 387 раз(и)

біля Risco Blanco, Canarias (España)

No recuerdo cuanto tiempo llevaba dándole vueltas a esta atrevida ruta que desborda emociones por paredones y pasos angostos en las alturas de los maravillosos riscos de la amplia cabecera del Barranco de Tirajana. Había llegado el momento de afrontar el reto y reunir de una tacada los numerosos datos y reseñas que había recopilado durante años a fin de hacer, aún más si cabe, que la experiencia fuera muy intensa. Realizar un duro ascenso junto al emblemático pitón fonolítico de Risco Blanco, acariciándolo casi con la punta de los dedos, seguir los pasos del mítico Bentejuí y precipitarnos casi al vacío entre cañadones de vértigo formaban parte del menú reservado para la jornada. No había marcha atrás, lucía un día espléndido en la recta final del mes de abril y todo apuntaba en la buena dirección.

La ruta se inicia en el pequeño enclave de La Culata de San Bartolomé de Tirajana, abandonando la estrecha carretera por la pista asfaltada que gana altura rápidamente hacia un grupo de casas que se sitúan en lo alto de la loma. Pronto disfrutamos de buenas vistas, vislumbrando con nuestra mirada orientada hacia el centro de la isla el camino de regreso que nos espera por la tarde. Parece inaudito que por esos paredones sea posible descender. Ya lo comprobaremos de cerca dentro de unas horas.

Llaneamos levemente rebasada la última de las casas y pasamos junto a unas ruinas de piedra, dirigiéndonos directamente hacia la pared que tenemos delante. Desde este punto se inicia un duro ascenso, muy empinado, que tiene como objetivo remontar el muro de esta vertiente del barranco. Con mucho cuidado y marcando bien el ritmo ganamos altura muy rápido, pasando junto a unas covachas u oquedades de la pared pisando sobre roca madre de buen agarre. Hay varios pasos a modo de escaleras de roca, en la zona conocida como el Paso del Perro, siendo algunos de ellos más expuestos, con lo que pondrán a prueba a aquellos más sensibles a las alturas. La visión del Risco Blanco es apoteósica. Hemos partido desde su base y ahora casi le podemos tratar de tú a tú. Los colores y la intensidad de la luz son realmente magníficas.

El peso del calor empieza a notarse y tras un ligero llaneo giramos a nuestra derecha para afrontar un segundo tramo de la ruta igualmente empinado. Atravesamos una zona de chapones de roca que aunque inclinados sujetan bien las botas, los cuales nos llevan hasta un andén muy cómodo y panorámico. Risco Blanco ya queda a nuestros pies y las vistas son muy aéreas. Este tramo se torna muy agradecido por su escasa pendiente, más si cabe si consideramos el nada despreciable desnivel que hemos salvado hasta el momento. El anden nos lleva hacia el pinar de repoblación de la Mesa de las Vacas, un lugar que transmite un encanto muy particular. A fin de evitar dar un gran rodeo por la pista forestal atajamos saliéndonos de ella por nuestra izquierda. Campo a través avanzamos por un terreno nada difícil hasta conectar de nuevo con la pista más arriba, la cual seguimos mayoritariamente en dirección NW, que ascendiendo y tras una gran lazada nos lleva a un cruce de pistas sobre la cota de 1.772 metros.

En dicho cruce proseguimos por la izquierda, remontando las lazadas que usa la pista para salvar el desnivel. El paisaje ha cambiado completamente ya que estamos en el entorno de La Calderilla, pequeño cráter cuya ladera meridional de intenso tono rojizo tenemos frente a nosotros. Tras una pronunciada curva llegaremos al asfalto en la zona donde se ubican numerosas antenas. Seguimos por la carretera en dirección al Pozo de las Nieves, techo insular con sus 1.949 metros de altitud. Tras este anodino tramo por asfalto y justo antes de acceder al mirador los muretes de piedra nos marcan el camino de salida a mano derecha, por el cual descenderemos para buscar en esta privilegiada atalaya un rincón donde descansar y reponer fuerzas. La jornada está siendo muy dura y el ascenso ya ha terminado por hoy. Este momento es más que merecido. A nuestros pies contemplaremos durante los próximos minutos el entorno por el que descenderemos durante el resto de la jornada. Lo cierto es que impone y hasta que no veamos que el camino está realmente ahí no lo creeremos. Algunas nubes hacen acto de presencia y parece que una niebla incipiente, muy típica en esta área, comienza a formarse en este tramo alto de la cuenca. Vaya recibimiento vamos a tener, con todos los honores.

No podemos demorarnos demasiado ya que el reloj no perdona. Tenemos ante nuestros pies un fuerte y duro descenso, con pasos delicados a los que hay que llegar lo más frescos posible y con margen de tiempo para resolver cualquier imprevisto. No nos puede coger la noche. Así que reanudamos la marcha algo fríos, pero lo que tenemos delante nos va a calentar rápidamente. Bajamos la fuerte cuesta que sigue el camino que se dirige hacia El Campanario y llegamos al inicio del Cañadón Sombrío, justo en la Degollada de Los Canalizos. Debemos tener cuidado de no pasarnos los mojones que señalizan el desvío, ya que dependiendo de la frondosidad de las retamas será más visible o no.

El momento es emocionante. Penetrar en este cañadón hace que un cosquilleo te recorra la columna. Los paredones son intimidantes y sus perfiles un desafío a la verticalidad. El camino zigzaguea profusamente en cortas lazadas y parece llevarnos inicialmente a un abismo. Pero se trata de un efecto óptico. Cuando estamos llegando cerca de abajo vislumbramos el senderillo que se dibuja por el estrecho andén a nuestra derecha. Un pino solitario parece marcar la trayectoria a modo de baliza. La niebla nos respeta pero ya está sobre nuestras cabezas, bajando a medida que nosotros descendemos. Al fondo se ven diminutas las casas de La Culata y todavía es pronto para estar convencidos de que desde donde estamos llegaremos a ellas. El sendero está realmente colgado en las alturas y es impresionante. Con calma vamos saliendo del Cañadón Sombrío y para penetrar en el Cañadón del Jierro resulta necesario atravesar una ventana en la roca, ya que no hay otra alternativa. El paso es fácil y no entraña peligro alguno, permitiéndonos entrar en otro santuario que impone por su majestuosidad y porque el peligro se palpa a causa de la verticalidad y cantidad de desprendimientos. Al poco de pasar por la ventana llegaremos al primero de los dos pasos más delicados de la jornada, el paso de las tablas. Se trata de un paso habilitado con un pasamanos y dos tablas sujetas en la pared de roca que serán el apoyo de nuestros pies. Las tablas no es que sean muy anchas pero con cuidado y tranquilidad se pasan bien, aunque no debemos obviar el peligro que entrañan. Rebasadas las tablas nos dirigiremos hacia el cauce del Cañadón del Jierro, el cual cruzaremos en medio de un ambiente casi etéreo, sublime. La cascada de grandes bloques de roca que vemos si miramos cauce arriba no infunden tranquilidad para quedarnos mucho tiempo en este enclave. Continuamos el descenso por un camino que no tiene pérdida posible y pronto nos aproximaremos al segundo punto delicado. Ahora se trata de salvar un caidero del cañadón, un salto de roca vertical, únicamente evitable gracias a que el camino se pega a la pared de la izquierda. Sobre una estrecha repisa, más delicada en un espacio de dos o tres zancadas, salva el paso para continuar descendiendo. Hay que tener en cuenta que en este paso no hay pasamanos alguno ni la roca ofrece puntos de sujeción fiables. Lo más recomendable es no detenernos, fijándonos bien donde ponemos los pies sin mirar el vacío que tenemos a nuestra derecha, siempre manteniendo la calma. Es tan sólo un instante, que si hemos llegado hasta aquí no debe costarnos más de la cuenta.

El resto del sendero continúa perdiendo rápidamente desnivel, aspecto que notarán sin duda nuestras rodillas. Desde la salida del Cañadón del Jierro el camino se dirigirá hacia el paso escalonado del Panantón y el Lomo de La Fama. Desde aquí continuamos hacia la Degollada del Lomo de Vera, donde giramos a la izquierda para continuar bajando y conectar con el cauce del barranco y las primeras casas. Solo nos quedará llegar a la carretera y por ella alcanzar el punto de partida.

Ruta no apta para principiantes y personas con vértigo o sensibles a la sensación de vacío. Evitar realizarla con mucho calor o con mal tiempo, lluvia y niebla. Se cataloga como difícil por la dureza en sí misma, el fuerte desnivel y sobre todo por los pasos delicados que hay que superar.

La ruta se realizó el 21 de abril de 2.012 y fue registrada en un GPS Magellan Tritón 500.

Si quieres ver el reportaje fotográfico completo de la ruta puedes dirigirte a la sección FotoTrekking de mi página web www.nachomontesdeoca.com o pinchar en el siguiente enlace.

View more external

Waypoint

Paso de las tablas y el pasamanos

Waypoint

Cruce de la pista hacia el campo de antenas

Waypoint

Pinar de la Mesa de las Vacas

Waypoint

Cruce de entrada al Cañadón Sombrío

10 коментарів

  • Фото Jorge Juan Domínguez Crespo

    Jorge Juan Domínguez Crespo 31 жовт. 2013

    Muchas gracias por colgar esta preciosa ruta.
    Felicidades es muy completa la información con la que la acompañas.

  • Фото Nachopirineista

    Nachopirineista 7 лист. 2013

    Hola Jorge y muchas gracias a tí por tus palabras. Un saludo.

  • guiller66 25 лют. 2018

    I have followed this trail  View more

    Espectacular. Las vistas y el entorno superen con creces la dificultad.

  • Фото eenmasca

    eenmasca 19 лист. 2018

    Me encantará hacerla siguiendo tu magnífica descripción. Gracias

  • pnuin 22 груд. 2018

    I have followed this trail  View more

    Es una ruta que sorprende e impresiona. La he hecho en sentido contrario y salí media hora antes del amanecer. No es para principiantes, y hay que estar preparado. Es indescriptible lo que he disfrutado con ella. Muchas gracias al autor.

  • don_josue 5 січ. 2019

    I have followed this trail  View more

    Ruta muy bonita. La bajada por el Cañadón Sombrío tenia la tierra muy suelta y bastantes piedrillas por el camino.

    Me comentan los viejos de La Culata que antiguamente se bajaba de los cañadones "directamente" hasta La Culata, sin necesidad de desviarse hasta el Lomo Fama.

    También me contaron que además de la subida por el Paso del Perro y del Cañadón del Jierro, había una tercera ruta hacia la cumbre, que tenía dos variantes dependiendo del lugar al que se dirigieran. Los llamaban el Paso Chico y el Paso Grande, y vienen quedando a media distancia entre los cañadones y el Risco Blanco, señalándolos el informante cerca de un caiderillo con saos. Buscando un poco de información puede que sea una subida por el Andén de Pajarito o muy cercano a él. Un saludo.

  • Фото Nachopirineista

    Nachopirineista 16 січ. 2019

    Muchas gracias eenmasca por tu comentario. Realmente vale muchísimo la pena esta ruta, aunque no esté al alcance de todo el público en general. Sin duda ese es uno de sus encantos.

    pnuin, tienes toda la razón. Sorpresa e impresión son dos de las principales sensaciones que uno se lleva a casa a la vuelta. Hacerla en sentido contrario tiene que ser también muy espectacular. Me alegro que disfrutaras y muchas gracias por tu comentario.

    don_ josue, efectivamente el tramo de bajada por el Cañadón Sombrío es de tierra y piedras muy sueltas, hay que tener cuidado. Que aunque se baja bien, tras un pequeño despiste te puedes ver sentado en el suelo como me pasó a mí. Interesantísima me parece la información que aportas tras la conversación con los lugareños. Tanto ese paso de bajada "directo" a la Culata como esa tercera vía de subida a la cumbre incitan a investigar esas opciones y comprobar que actualmente resultan viables. Muchas gracias por tus comentarios y aportaciones.

  • gacosta61 24 лют. 2019

    Muy buena descripción, la guardo para hacerla, gracias, Vicente Garcia

  • Forrest2009 15 жовт. 2019

    I have followed this trail  View more

    Dura ruta

  • ypermac 22 лист. 2019

    Es cañaòn... de cañón. Y es del Hierro. Se pronuncia jierro. Son derivaciones del lenguaje. Igual que papa chinegua de King Eduard.

You can or this trail