-
-
1 074 m
508 m
0
35
70
139,35 km

Переглянуто 39 раз(и), завантажено 1 раз(и)

біля Piedrahita, Castilla y León (España)

Venimos de Meco. Hemos llegado a Piedrahita y pasamos de largo. Va llegando la hora de comer. Seguimos por la carretera hacia el Barco de Ávila para llegar a Béjar.

Llegamos a Béjar con hambre. El entorno de Béjar es espectacular. El pueblo parece estar colocado en lo alto de una loma. El interior no tanto. En lugar de buscar la plaza mayor, encontramos la Plaza de España. Nos costó un ratito encontrar sitios para comer. Por esa zona hay más bares de copas que restaurantes. Por fin encontramos uno. El Quijote. Una terraza resguardada. Con el calor que hacía se estaba bastante a gusto. Comimos un caldero bejarano que estaba bastante rico. Comida correcta.

Sin perder mucho tiempo, nos subimos a las motos y nos vamos. Pasando antes por la plaza mayor.

Cogemos la carretera SA 220 y emprendemos la marcha a las Batuecas. Carretera con muchas curvas para ir a una buena velocidad. Nos desviamos por la carretera a Miranda del Castañar. Después cogemos un desvío hacia Madroñal. Esta carretera es bastante mala. Que solo empeora cuando llegamos a este pueblo. Más y mas socabones. Paramos y nos planteamos coger otra ruta. Pero ya no es posible coger otra carretera. Seguimos adelante. En seguida enlazamos con la carretera que nos lleva a La Alberca. Menos mal que no dimos la vuelta. Aquí la carretera mejora notablemente.

A partir de este momento, sólo se trata de disfrutar. Curvas, bosque, asfalto y diversión. Grandiosas vistas. Unos pocos kilómetros faltaban para llegar a La Alberca.

Por fin llegamos al tan ansiado pueblo. Aparcamos en la calle de la entrada. Milagrosamente había un sitio donde cabían las dos motos. El resto andando. Es un pueblo pequeño. Es precioso. Calles empedradas. Casas con solera pero muy bien cuidadas y mantenidas. La mayoría de puertas rezaba el año de construcción en su umbral. Mil ochocientos y pico casi todas. Llegamos a la plaza. Muy animada. Nos sentamos en una de las terrazas y nos comimos un plato de jamón de bellota. Muy rico, como no podía ser de otra manera.

Eran las 8 de la tarde. En este momento decidimos que no nos va a dar tiempo a subir a la Peña de Francia. Subir, estar un rato y bajar puede llevar más de una hora y no queremos bajar de noche. Iremos al día siguiente, cuando emprendamos el viaje de vuelta.

Nos despedimos de La Alberca y tiramos para Ciudad Rodrigo. Largas rectas y campo charro. Nada que destacar en este tramo de carretera.

Llegamos a Ciudad Rodrigo. Fichamos en el hotel y buscamos un sitio para cenar. Comemos una tostas de farinato, mini-hamburguesas, croquetas y unos torreznos que te hacían llorar. Una localidad digna de verse de noche, ya que sus edificios monumentales están perfectamente iluminados.

Aquí acaba el primer día de ruta.
фото

Foto

фото

Foto

фото

Foto

Коментарі

    You can or this trail