-
-
1 915 m
77 m
0
10
20
40,62 km

Переглянуто 767 раз(и), завантажено 25 раз(и)

біля Risco Blanco, Canarias (España)

Se trata de nuevo de una ruta de descenso desde el pico, pero no es otra más. Para nada se podria considerar otra ruta de descenso al uso, ya que en esta se camina y se camina mucho, independientemente del nivel que se tenga; ya hablemos de semiprofesionales o de gente normal y corriente que disfruta de las salidas los domingos. Camir, se caminará subiendo y quizas unos menos que otros bajando.

Despues daré detalle pormenorizado de las zonas por las que discurre esta ruta, pero la primera parte, no es otra que la ya muy famosa ruta del Pico a Tamadaba de la que poco se puede comentar, aparte de que ya es una ruta de por si dura y exigente por la zona por donde hemos decidido hacerla. Esta vez no llegamos a adentrarnos en Tamadaba, nos quedamos en el mirador de la Degollada del Sargento. De ahi subimos a Cruz de Maria para poder adentrarnos en la montaña de Altavista. Solo por poder llegar a este paraiso natural ya el resto merece la pena. Toda la zona de Altavista alterna subidas con la bici al lado, con bajadas muy divertidas pero complicadas hasta salir ya de esta zona. De aqui en adelante y ya hasta el final es cuando mas se caminará. Hay zonas que no son ciclables, otras que no son factibles si no se tiene muchisima tecnica y destreza y otras.......en las cuales ya por haber caminado antes y por falta de fondo fisico se hacen mas duras de lo que realmente son.
La ruta es muy recomendable si lo que buscas es difrutar de la bici y no te importa caminar para llegar a sitios irrepetibles. Seguramente busquemos una alternativa a el penultimo tramo, ya que el ultimo si esta muy bien y no es otro que el circuito de descenso de la Aldea, que recientemente (8 Nov) a acogido su primera prueba con un notable exito. Este circuito es obra de un corredor local (Issac Jimenez) que lo ha hecho el integramente con ayuda de la gente de la zona.
A continuacion la descripcion de por donde ir........a partir de la Degollada del Sargento.
Comenzamos la subida en la Degollada del Sargento, un tramo muy duro que es para hacer andando. Sobrepasada la Cruz de María, la cosa no afloja, y seguimos subiendo un buen trecho. Sin embargo, cuando llanea, tenemos un tramo muy rápido y divertido recorriendo el llamado Lomo Castrado. Entre el pinar, podemos ver a ratos el noreste de la isla como a ratos parte de la cuenca de Barranco Silo, tributario del Barranco de la Aldea, con una impresionante panorámica de Acusa, El Nublo, El Bentayga, Hogarzales e incluso El Pico de Las Nieves.

Abruptamente, y casi sin avisar, llegamos a una bajada que nos deja a los pies de la Montaña de Altavista, en un cruce de 4 caminos. Es recommendable si se tiene tiempo suficiente, tomarse una hora de la ruta en subir y disfrutar de las vistas que brinda este maravilloso mirador natural. Nosotros, por desgracia, no nos podíamos permitir este lujo ya que las horas de luz estaban contadas. En este cruce tomamos a la derecha. Si siguieramos de frente, podríamos seguir subiendo a la mencionada cumbre.

Poco después viene una de las zonas más complicadas de la ruta. Un interminable zigzag que nos hace descender muchísimo en poco tiempo. El problema es lo roto del terreno, se entremezclan piedras sueltas, pinochas y piñas en una bajada muy sinuosa y estrecha que pondrá a prueba no sólo nuestra destreza sino también la rigidez y solidez de nuestras bicis.

Perdiendo altura, pero ahora ya sobre la bici, iremos un buen rato por tramos divertidos, algúno de los cuales Habra que hacer a pie, pero generalmente todos pueden hacerse sobre la bici, a través del Lomo del Cura para llegar a la Meseta de Carreño. Aquí hay un cruce marcado por dos mojones que nos desviaría del camino si lo tomaramos a la derecha. Este nos llevaría, no de manera cómoda, a la casa de La Marquesa en Tirma. Este tramo lo hacen los corredores de la Transgrancanaria en subida, y por lo que cuentan, no es fácil. Nosotros hemos de seguir de frente por el camino que es el que nos lleva a la Aldea.

Salimos del pinar casi sin darnos cuenta y aquí es donde comienzan los desafíos técnicos. Hay muchos tramitos que es mejor ni intentar, y otros que con mucho cuidado y echándole valor se pueden sacar. El camino, hasta llegar a la pista que lleva al Tifaracal, va alternando un lado y otro del lomo, hay que ir buscando un poco los mojones ya que en dos ocasiones que yo recuerde el camino obvio es seguir de frente cuando realmente hay que girar un poco a la izquierda. Pero eso, yendo con calma y mirando bien siempre buscando los mojones, no hay problema.

Ya en la pista que da acceso a El Tifaracal, nosotros optamos por ascender por esta misma pista en dirección Cuevas Nuevas hasta la Cueva del Humo, es decir, únicamente hasta donde llanea, ya que aunque el camino existe y es casi paralelo a la pista que comentamos, el ir en bici y el no ir frescos precisamente hacen que te lo pienses dos veces antes de subir un camino con la bici al hombro (pudiendo elegir, claro está).

Según llanea hay un pequeño camino que deberíamos haber tomado para empezar a descender. Nosotros erróneamente avanzamos unos metros para aprovechar el trazado de la pista de tierra hasta que ésta desaparece convirtiéndose, nuevamente, en un sendero estrecho pero lleno de lajas sueltas y firme rocoso de color espectacularmente rojizo.

Subimos y bajamos algunos metros pero en un camino mayormente ciclable llegamos al Morro de los Pinos. Aquí tenemos una vista de todo el valle de La Aldea más que inusual, y hermosa a la vez. Una bajada complicada nos aguarda por no decir imposible, ya que tras las recientes lluvias nadie lo ha limpiado y todo son piedras pequeñas que no permiten el menor agarre. Aunque el primer tramo es muy divertido (ojo, aunque no es sencillo), luego se complica por el firme tan suelto.

Abajo nos encontramos un cruce marcado con un poste indicativo. Si siguiéramos de frente podríamos ir a Cuevas Nuevas por el llamado "camino del cartero", pero nuestra idea era ir hacia abajo, por lo que giramos a la izquierda.

Hay dos opciones, o sigues la pista hasta Las Tabladas y bajas por el camino de La Cruz del Siglo o por asfalto, o bien vas por el camino que corta esta pista y llegas al mismo sitio. Nosotros, que sabíamos del trabajo de Isaac en la elaboración y mantenimiento del circuito de DH de La Aldea (recientemente se celebró una competición con un más que notable éxito) quisimos probar y bajamos por ahí. Aviso, no es fácil, y aunque los saltos tienen todos su escapatoria a la vista hay tramos complicaditos.

Ya en el Roque Quebrado llegamos al Barrio de Castañeta, seguimos el camino vecinal que los comunica con el pueblo y llegamos a nuestro ansiado destino.

Las recomendaciones de siempre. Llevar la ruta en un dispositivo GPS para poderla seguir, no ir solos, llevar agua y comida, ropa de abrigo (el tiempo puede cambiar en cuestión de minutos), algunas herramientas y repuestos.... pero sobre todo, llevar algo de cordura, no hacer el muchas locuras si no se conoce bien el terreno.

Adjunto un video realizado por un comañero de ruta, que se toma la molestia, pero que merece mucho la pena ver.

1 comment

You can or this trail