Час  9 годин 44 хвилин

Координати 2692

Uploaded 14 вересня 2015

Recorded серпня 2015

-
-
426 m
86 m
0
29
58
115,38 km

Переглянуто 497 раз(и), завантажено 19 раз(и)

біля Place-Laurier, Quebec (Canada)

Desde Saint Jerôme, tras desayunar en la excelente panadería-cafetería "deux gars dans l'petrin", salimos por la antigua vía del tren del norte convertida hoy en vía verde para uso de ciclistas, patinadores y senderistas en verano, esquiadores de fondo en invierno.
El recorrido de esta etapa es de suavísimo ascenso hasta Sainte Agathe des Monts, luego llaneo y un suave descenso hacia el Mont Tremblant y Labelle. El camino va siguiendo la Rivière du Nord por una pista de tierra muy lisa y pisada por los muchos usuarios que la transitan: ciclistas entrenando, otros ciclistas más contemplativos, familias de dos o tres generaciones y grupos del club añosos que van en amplios conjuntos a su ritmo ecuatorial. La ruta entera del tren la puedes hacer sin llevar peso, hay empresas que te llevan el equipaje de una etapa a otra y te montan toda la logística para que sólo te ocupes de pedalear lo cotidiano.
La etapa discurre por el borde del río, por zonas de vegetación de ribera con abedules, abetos y piceas, praderas más abiertas y los antiguos apeaderos, convertidos hoy en cafeterías-restaurantes y puntos de información a los paseantes. En Prévost, Sainte Adèle o Sainte Agathe des Monts hay avituallamientos y áreas de descanso para reparar fuerzas. Al bordear la zona del Mont Tremblant se recorren unos km de asfalto que se acaban y dan paso a la última parte de tierra, hasta Labelle.
En el camping Chutes aux Iroquois, espléndido y acogedor, hacen precio ventajoso especial a los que viajan en bici. Un detalle a tener en cuenta.

Esta etapa forma parte de un recorrido por la provincia de Québec, en Canadá, durante 20 días de pedaleo (hay 21 etapas porque una está dividida en dos) y siete más sin la bici. Como las distancias en este país gigante son tan descomunales nos dedicamos sólo a conocer algo de cuatro regiones: 1, Laurentides y Outaouais; 2, Cantons de l'Est; 3, Saguenay-Lac Saint Jean y 4, Chaudière-Appalaches. En cada una de ellas vimos una pequeña parte, justo para hacernos una idea de lo que hay y proseguir en otro momento. Hay zonas más cultivadas y otras más salvajes, miles de lagos incontables y ríos caudalosos, bosques amplísimos y llanuras sin fin, campanarios afilados en cada pueblo, antiguas rutas de tren y carreteras secundarias de poco tráfico y arcén ciclable.
Siempre que pudimos seguimos las rutas que marcan en la amplia red routeverte.com: una página de internet en la que se pueden calcular distancias y trazar itinerarios. Muchas veces las rutas que indican en la route verte no son más que el arcén de una carretera tranquila; otras es un antiguo trazado ferroviario acondicionado con información y avituallamiento en los antiguos apeaderos y a veces bastantes ciclistas que hacen alguna etapa. La gente es siempre muy amable y con gusto acogen a los viajeros. Les hace mucha gracia que haya españoles pedaleando por lugares tan lejanos y siempre preguntan con interés o saben alguna frase en nuestro idioma.
Alguna pequeña avería que tuvimos se resolvió de inmediato en tiendas de reparación ciclista. Te atienden al instante y a precios muy moderados.
Además de la página citada, hay mucha información en pistescyclables.ca y en una red de alojamientos llamada bienvenue cyclistes por todo Québec.
Casi todas las etapas tienen perfiles muy suaves con poco desnivel, pero las hay con sube y baja continuos y algunas rampas empinadas que con las alforjas cargadas se hacen notar.
Llevábamos bicis de montaña, una de 26 y otra de 29, con cubiertas de poco relieve, rodadoras (35 y 38 mm), pero a pesar de haber tramos en los que la pista es de tierra, son suficientes bicis con cubiertas de 28 o de 30 mm, que es lo que lleva la inmensa mayoría de ciclistas que vimos. Todos los que iban con alforjas llevaban esas bicis de aluminio de carretera o híbridas que ahora llaman de gran fondo o de ciclo cross.
Tuvimos que utilizar algunos autobuses para conectar unas regiones con otras y en todas las compañías de transportes te cobran por llevar la bici y te obligan a empaquetarla en una caja de cartón que ellos mismos te venden, a veces desmontando pedales y manillar; otras compañías no obligan a la caja, metes la bici sin desmontar nada en una simple bolsa de plástico que te suministran y cobran. Los autobuses no son baratos y con las bicis y su transporte puede salir un viaje de Québec a Montreal, 300 km, por 50 dólares canadienses.
Es un gran viaje que da pie a conocer con más detalle alguna de las regiones que recorrimos o por las que pasamos cerca. Se irá notificando en años sucesivos.
Picnic

Avituallamientos y apeaderos

Коментарі

    You can or this trail